Make your own free website on Tripod.com

Tlamatini

DA UN CLIK PARA IR A LA PAGINA PRINCIPAL DEL MOVIMIENTO SEXTOSOL

El Mexicano, Psicologia De Sus Motivaciones

El Mexicano, Psicologia De Sus Motivaciones | El Malestar En La Cultura Parte I | El Malestar En La Cultura Parte 2 | Relaciónes De Hernán Cortés a Carlos V Sobre La Invación De Anahuac | Los Gobiernos Socialistas De Anahuac | La Verdadera Deuda Externa | Viaje a Ixtlan Parte 1 | Viaje a Ixtlan Parte 2 | Tlazocamati Tonantzin Gracias Madre Tierra | Tlamatini Numero 1

TLAMATINI

 

MATERIALES PARA LA TRANSFORMACIÓN

DE LA ENSEÑANZA Y LA CULTURA

Tlamatini
imagen22.jpg
observando las estrellas Codice Mendocino

Octubre de 1988  numero 3

Recopilo: Armando Blanco

 

Colegio de Ciencias y Humanidades Plantel Oriente, UNAM

EL MEXICANO
elmexicano.jpg
AH QUE BUEN PUNTACHO

“EL  MEXICANO, PSICOLOGIA DE SUS MOTIVACIONES”

 

Santiago Ramírez

 

Resumen: Armando Blanco P.

 

 

DECIR INFANCIA ES DECIR DESTINO.

 

1)      El mexicano… trozos de ser heridos por EL MACHETAZO DE LA CONQUISTA, lágrimas que buscan los ojos que les lloran. El mexicano, encendido, partido en dos, es conflicto, es piroctenia, es agresión, es miedo, es incendio de pasiones encontradas.

La matanza de Cholula
lamatanzadecholula.jpg
Lienzo de Tlaxcala

1)      El macho mexicano, es el mártir de sí mismo, débil y andrajoso, mutilado, preso en insomnios de vacío, confunde el amor con la sed, el cariño con la flaqueza, lo mezquino con lo sublime, lo cursi con lo bello y lo masculino con lo grotesco.

 

2)      El mexicano transita entre el pánico y la perplejidad, la destrucción y el ANHELO DE IDENTIDAD. El mexicano hurga las estrellas mudas y naufraga en arenas movedizas en busca de su ser. Esconde su amor, disfraza su emoción, habla en piruetas de trapecio (¿cantinflas?), cofunde sus sentidos porque vive en el terror del abandono.

 

3)       El mexicano miente, no por necio afán, no para engañarse, si no para conjurar una realidad que lo amenaza con sangre y culpa; quiere sus sentidos porque vive en el terror del abandono.

 

4)      Ese, el mexicano que canta que lo abandonan, que ya no lo aman, que lo engañan es, paradójico, el pérfido, el abandonador, el engañante, el desdeñoso, el que adultera la realidad para imponerle su infancia y su destino. El mexicano es el mito de si mismo y el estandarte feroz de una agresión que escenifica sus endeblez, su inexorable desamparo. Por eso el mexicano es, por dramatismo puro, guadalupano y apocalíptico.

 

5)      El mexicano, sin embargo, a pesar de su negaciones, de sus hostilidades, de su amargura de SOMETIDO y su rabia de humillado, es capaz de reparar lo que el pasado le negó. Entonces deja sus alaridos fanfarrones, su travestismo moral y se convierte en adalid de nuevos cauces y nuevos derroteros de progreso.

A MANERA DE INTRODUCCIÓN.

 

6)      Una madre judía, resace de todas las persecuciones, angustias y desvelos de la Alemania nazi, llega a un país americano como inmigrante. Al tener a su hijo criollo, en el país que le dio alberge, VA A MITIGAR MUCHAS DE SUS PENAS, de sus angustias y de sus temores EN RELACIÓN CON EL HIJO: en primer término dará al hijo satisfacciones en determinadas áreas, MUY SUPERIORES A LAS EXIGIDAS específicamente por el menor. Será así como el niño comerá no únicamente lo que biológicamente necesita, sino con creces, como resultado  de la relación con su madre. El niño obtiene así no solamente lo que necesita sino también TODO AQUELLO DE LO QUE LA MADRE CARECIO cuando a su vez era niña. Este criollo, hijo de una madre judía, famélica en su infancia, será objeto de una SOBREALIMENTACIÓN. Esta misma madre que HA INCORPORADO EN SU INTERIOR LA IMAGEN DE UN MUNDO PERSEGUIDOR Y TERRIBLE, en el que ser judío ha sido equivalente de afrentas y discriminaciones, PROYECTARA la imagen de un mundo perseguidor y terrible en el país que le ha dado albergue; en estas condiciones tratara de proteger a su hijo de todas las persecuciones que ella misma sufrió, y que ahora FANTASEADAS, ha proyectado en su nuevo mundo. En estas condiciones privará al niño del contacto con amigos, con juegos y en general de todas aquellas áreas de participación social necesarias a un desarrollo adecuado. Tanto en las normas seguidas ante la alimentación como en las relativas al trato social, la madre estará reparando aquello que sufrió, aquello de lo que se vio privada. Rascovsky caracterizaba la fórmula de la relación de esta madre con su hijo con la siguiente frase: “niño, come, pero no te muevas”. Come por todo lo que yo no comí, por todas las privaciones de mi infancia miserable, por todo aquello que siempre deseé y no tuve. No te muevas, no participes, no entres en contacto con los demás porque el mundo es peligroso, cruel y avieso.                                              

Esta forma específica de manejar las necesidades instintivas del niño trae consigo el que este incorporado en su interior LA FORMULA DE LA MADRE, y que sometiéndose a ella la repita una y otra vez, en forma estereotipada. Nos podríamos preguntar qué es lo que mueve al niño una vez adulto a repetir las pautas que le fueron impuestas. Al principio, el niño supo que siguiendo las normas de su madre lograba su efecto, supo que recibía amor y atención cuando su conducta era eco de la de ella. La necesidad de recibir amor, de no sentirse abandonado emocionalmente, es mayor que la frustración implícita en la sobrecarga de determinadas necesidades y el raquitismo en la satisfacción de otro grupo de ellas. Más tarde, cuando el niño deja de serlo para transformarse en hombre, la madre se ha convertido, de figura exterior, en FIGURA INTERNALIZADA. Cada vez que en la conducta se realicen las exigencias que impuso, emocionalmente se recibirá la aprobación DESDE ADENTRO; cada vez que se destruyan los viejos moldes SURGIRA ANGUSTIA por la desaprobación y desamor de la imagen interna. Este niño, con esta dinámica, a quien la madre ha privado de la posibilidad de derivar al EXTERIOR LAS TENSIONES por medio del movimiento, se transformará en un sujeto obeso, por incremento de la carga y déficit en sus posibilidades de descarga.

Los lazos entre madre e hijo se hicieron,
loslazosentre.jpg
literalmente de hierro. la escena en Balderas (foto de Luis Borboa)

7)      En un corto y breve ejemplo hemos podido observar cómo las necesidades emocionales, interactuando en la relación madre-hijo CONDICIONAN EL DESTINO DE UNA VIDA o la pauta de una relación, que si al principio fue simplemente la forma de ligarse una necesidad del niño con su objeto fundamental (la madre), más tarde, el magnificarse el mundo de relaciones del adulto, el modelo se transformará en PROTOTIPO y condicionará la relación del hombre con sus objetos, con su mundo.

 

8)      De la misma manera que la “gestal” (algo así como “concepción totalizadora”; abp) de un individuo es la resultante de LAS FUERZAS INTERACTUANTES DE SU INFANCIA, cabe pensar que la estructura, configuración o “gestal” de toda una CULTURA, es la resultante de las fuerzas dinámicamente activan DEL PASADO.

 

9)       Como se ve, nuestra ciencia u nuestra metodología tratan de establecer en primer término, PARTIENDO DEL HECHO ACTUAL: manera de ser, manera de expresarse, forma de resolver las urgencias de nuestra instintividad, UN COMUN DENOMIDADOR que pueda aplicarse a las múltiples ramificaciones de la conducta. Una vez lograda esta ecuación es preciso FORMULARLA: existe tal o cual manera de ser o de reaccionar frente al dolor, la angustia, la inseguridad, la competencia, etc.; el paso siguiente es establecer UNA RELACIÓN. UNA RECIPROCIDAD entre la actual manera de ser y el ESQUEMA CONDICIONADO EN EL PASADO.

 

10)   Tal es la técnica que pretendemos seguir para estudiar LO MEXICANO, aunque en forma invertida. Partir de NUESTROS ORIGENES, de nuestra INFANCIA HISTORICA, tanto individual como genérica y detectar los PRINCIPIOS NORMATIVOS Y PAUTAS CONDICIONADAS por ella, que determinan (y así llegar a) NUESTRA ACTUAL MANERA DE SER; maneras de ser que van a adquirir características llamativas y sobresalientes en todas las áreas de expresión del ser humano, su patología, su arte, su carácter, sus aspiraciones, sus reivindicaciones, etc. También será sustancial establecer comparaciones con otras CULTURAS, que al tener orígenes distintos, tienen expresiones caracterológicas también diferentes.

 

I

 

“La historia de México es la del hombre que busca su filiación, su origen, sucesivamente afrancesado, hispanista, indigenista, “poncho”, cruza la historia como un cometa de jade que de vez en cuando relampaguea. En su excéntrica carrera ¿Qué persigue?... va tras su catástrofe: quiere volver a ser sol, volver al centro de la vida de donde un día -¿en la conquista o en la independencia?- fue desprendido. Nuestra soledad tiene las mismas raíces que el sentimiento religioso. Es una orfandad, una oscura conciencia de hemos sido arrancados del todo y una ardiente búsqueda: una fuga, un regreso, tentativa por restablecer los lazos que nos unían a la creación” (Octavio Paz, El laberinto de la soledad)

La matanza del Templo Mayor
lamatanzadeltemplomayor.jpg
Codice de Duran

11)   Es claro que con la conquista, el indígena sentía sobre sí la destrucción del mundo DE SUS VALORES; sus primitivos objetos y la relación con ellos, la sentía despedazada así como su forma de vida e interacción. Se quedaba desojado y destruido, en una situación profundamente melancólica. Es más, en el nuevo mundo, los frailes pretendían que abdicara de su antigua lealtad, a lo que replicaba.

 

“y ahora, nosotros ¿destruiremos la antigua regla de vida?

¿La de los chichimecas, la de los toltecas, la de los acolhuas, la de los tecpanecas?”

 

Es decir, interrogaba con pánico y perplejo a sus antiguas relaciones de objeto, la de sus padres, la de sus abuelos, la de su CULTURA tendrían que ser DESTRUIDAS. Si así fuese, LA VIDA CARECE DE SENTIDO y al carecer de él se implora la destrucción; por eso implora:

 

 

“Puesto que ya nuestros dioses han muerto

déjennos pues ya morir, déjenos ya perecer”

 

Creo que pocos documentos existen, similares al trascrito, en el con tanta veracidades muestre la tragedia del encuentro, de ese encuentro EXTRAORDINARIAMENTE SADICO en el que una de las partes HABRIA DE SER OBLIGADA A RENUNCIAR A TODAS SUS FORMAS DE VIDA.

 

12)   En esa misma línea de pensamiento está el “MANUSCRITO ANÓNIMO DE TLATELOLCO” (escrito luego de la masacre con que sucumbió Tenochtitlan). Conservado en la Biblioteca Nacional de Paris, versión de Ángel Garibay:

 

“En los caminos yacen dardos rotos;

Los cabellos están esparcidos,

Destechadas están las casas,

Enrojecidos tiene sus muros.

Gusanos pululan por calles y plazas,

Y están las paredes manchadas de sesos.

Rojas están las aguas, cual si las hubieran teñido,

Y si las bebemos, eran agua de salitres.

Golpeábamos los muros de adobe, en nuestra ansiedad

Y nos quedaba por herencia, una red de agujeros.

En los escudos estuvo nuestro resguardo,

Pero los escudos, no detienen la desolación.

Hemos masticado grama salitrosa,

Pedazos de adobe, lagartijas, ratones,

Y tierra hecha polvo y aun los gusanos.”

 

13)   Para el pensamiento religioso español en ningún momento cupo la posibilidad de una concientización; por eso a su llegada barrió con todas las manifestaciones externas del anhelo y espíritu religioso indígena. Claro está que la supervivencia de la religión indígena en formas de culto cristiano sigue siendo un fenómeno presente hasta nuestros días. L. Séjorne ha descrito muchas de estas supervivencias mágicas. La edificación de la iglesia cristiana, la ubicación de la ciudad, etc., fueron fenómenos de AFIRMACIÓN SADICA mucho más que de juicio objetivo. Era necesario barrer con el espíritu de la civil y religiosa del indígena, por eso cuando se edifica el templo se coloca sobre el antiguo teocali.

 

14)   EL MESTIZAJE en nuestro país, siempre, salvo rarísimas excepciones, se encontró constituido por uniones de varones españoles con mujeres indígenas. La unión de estas mujeres con hombres españoles fue una TRANSCULTACIÓN HONDAMENTE DRAMATICA, la mujer se incorporaba brusca y violentamente a una cultura para la que no se encontraba formada; su unión la llevaba a cabo traicionando a su cultura original. Por tanto el nacimiento de su hijo era la expresión de su alejamiento de un mundo, pero no la puerta abierta a otro distinto.

Hoja del aperramiento
hojadelaperrearniento.jpg
proceso de Alvarado

15)   LA VALORACIÓN que el español hizo de la mujer indígena FUE NEGATIVA; él apreciaba sus protoimágenes en todos los órdenes, lo que había dejando al otro lado del Atlántico y no encontraba en la tierra de conquista; así, admiraba el olivo, las bestias de carga domesticadas, el caballo, la vid y todo aquello que significativa o simbólicamente representara su pasado. LA MUJER MEXICANA ES DEVALUADA EN LA MEDIDA EN QUE PAULATINAMENTE SE LE IDENTIFICA CON LO INDÍGENA; el hombre es sobrevalorado en la medida en que se le identifica con el conquistador, lo dominante y prevalerte.

 

16)   Esta paridad, masculino-femenino, activo-pasivo, conocida en otras culturas, toma e la nuestra aspectos sobresalientes y dramáticos. LA MUJER es objeto de CONQUISTA Y POSESIÓN, VIOLENTA Y SÁDICA, SU INTIMIDAD ES PROFUNDAMENTE VIOLADA Y HENDIDA.

 

17)   La reacción del padre español ante la mujer indígena fue la que el adolescente de nuestros días tiene enfrente de la sirvienta a quien posee. Satisface sus necesidades sexuales, pero siempre en una condición desvalorizada… la mayor parte de LOS MESTIZOS nacieron bajo el estigma del DESAMPARO Y DEL ABANDONO PATERNO…Este sentirse superior enfrente de las mujeres, en plan de grandes señores, necesitados de obtener servicios incondicionales de ellas, ha matizado muchos de los aspectos estructurales del matrimonio mexicano.

 

18)   El mestizo va a EQUIPARAR paulatinamente una serie de categorías: fuerza, masculinidad, capacidad de conquista, predominio social y filiación ajena al suelo, van a cargarse con un fuerte signo masculino. DEBILIDAD, FEMINIDAD, SOMETIMIENTO, DEVALUACIÓN SOCIAL y fuerte raíz telúrica, serán rasgos femeninos E INDÍGENAS.

 

19)   El mestizo, como dijimos al principio, nació producto de una conjunción difícil. Su padre (el español) es un hombre fuerte, su cultura y forma de vida prevalecen; contempla a su hijo más como el producto de una necesidad sexual que como el anhelo de perpetuarse. La participación del padre en el hogar ES LIMITADA, se trata más bien de un ser AUSENTE, que cuando eventualmente se presenta, es para ser servido, admirado y considerado. Los contactos emocionales con la madre son mínimos, al igual que con el hijo; su presencia va acompañada, las más de las veces, de violencia en forma o en el modo; se le ha de atender como a un señor, como a Don Nadie; se le deben toda clase de consideraciones sin que él tenga ninguna para con el ambiente que le rodea; frecuentemente se embriaga y abandona el hogar sin tener en consideración a los hijos y a la madre; ésta acepta pasiva y abnegadamente la conducta del padre (la iglesia contribuye con aquello de “es tu cruz, debes resignarte, son designios de Dios”; abp): considera que su sino es servirle y responder a sus necesidades; frecuentemente recae en ella el peso económico del hogar. Cuando eventualmente el padre se vincula con la esposa o con los hijos, más lo hace POR CULPA que por amor, y la característica fundamental de este hogar es un PADRE AUSENTE que aparece eventualmente con violencia y una madre ABNEGADA Y PASIVA.

La suerte de los vencidos
lasuertedelosvencidos.jpg
Quejas contra el corregidor Magariño. Archivo de Indias

20)   LA IMAGEN que el niño mestizo se forma de LA RELACIÓN FAMILIAR es peculiar; por una parte el padre mantiene poco contacto con él, por la otra LE NIEGA LAS IDENTIFICACIONES MASCULINAS a las que el niño aspira; cuando el niño trata de manifestar hostilidad y deseos de identificación con el padre, éste  lo reprime con violencia y con un mágico y pretendido “principio de autoridad”.

 

21)  A LA MUJER se exige FIDELIDAD, y abiertamente se acepta la infidelidad del esposo; éste frecuentemente tuvo dos casas; aquella en que tenía a sus hijos criollos, en donde había una madre valuada y unos hijos producto del amor y de la necesidad de perpetuarse, y éste en la cual la mujer le ha calmado necesidades instintivas, pero a la cual considera haberle hecho un servicio al poseerla. Los hijos de este hogar, en el mejor de los casos, son contemplados CON UN SENTIMIENTO DE CULPA del cual trata de deshacerse con EXPRESIONES HOSTILES.

 

22)  El anhelo del niño mestizo por ser tan fuerte como su padre corre paralelo con la hostilidad reprimida que para con él tiene. Al crecer, este mestizo NO ENCUENTRA ACOMODO. Si por razones 2geneticas” y económicas continua en su posición de mestizo, estará en un conflicto permanente; ya no pertenece a un mundo indígena en el cual, aunque sojuzgado, había seguridad y posibilidad de obtener IDENTIFICACIONES PRIMARIAS; tampoco se le da cabida en el mundo criollo hacia el cual aspira profundamente. En su interior se rebela CONTRA SU ORIGEN INDIO que le ha privado de pertenecer al lugar y sitio de sus anhelos, y está cargado de hostilidad manifiesta hacia el padre violento y extranjero. En esta SITUACIÓN PSICOLÓGICA, PRONTA A ESTALLAR, se desarrollan los primeros impulsos y emociones del niño mestizo.

 

23)  Cuando el niño mestizo se hace adulto, TRATA A LA ESPOSA siguiendo la pauta creada en la contemplación del padre; aún cuando su esposa sea tan mestiza como él, se habrá hecho a la idea de la SUPERIORIDAD DEL HOMBRE SOBRE LA MUJER, LO INDÍGENA Y LO FEMENINO, que se han transformado en una ecuación inconciente.

 

24)  Dado que las SIGNIFICACIONES MASCULINAS son pobres (por ausencia del padre), HARÁ ALARDE DE ELLAS; alarde compulsivo que adquirirá las características del machismo. El machismo del mexicano no es en el fondo sino LA INSEGURIDAD de la propia MASCULINIDAD, el barroquismo de la virilidad. Como básicamente las identificaciones que prevalecen, por ser las más constantes y permanentes, SON LAS FEMENINAS, rehuirá todo aquello que pueda hacer alusión a LA ESCASA HOMBRÍA Y PATERNIDAD INTROYECTADA.

 

25)  Así surge un tipo peculiar de caracterología que pueda seguir HASTA NUESTROS DÍAS y que en gran proporción ha INVADIDO ya no solamente el mestizo, sino a todas las clases sociales. El hombre gasta sus ingresos o la mayor parte de ellos EN DESTACAR SU POSICIÓN MASCULINA; es terriblemente aficionado a todas aquellas prendas de vestir simbólicas de lo masculino: el sombrero, ya sea de charro o el borsalino; la pistola, el caballo o el automóvil, serán su lujo y orgullo. Se trata de MANIFESTACIONES EXTERNAS a las que compulsivamente recurre PARA AFIRMAR UNA FORTALEZA de la que interiormente carece.

 

26)  Sintetizando: la figura fuerte, idealizada anhelada, no alcanzada y por lo mismo odiada, será la imagen del padre. Con compulsión aterrante se tratará EN VANO de buscar UNA IDENTIDAD para la cual SE CARECE de trasfondo básico que haría posible la identificación primitivamente negada.

 

27)  Hemos observado que en pacientes con INTENSA ACTITUD ANTIMEXICANA, el ataque de las estereotipadas cualidades negativas del mexicano (su desnutrición, su mugre, su miseria, su lentitud, su masoquismo, etc.), es una manera de librarse de la contemplación de iguales características EN EL INTERIOR  del que critica. Es decir, hablando en lenguaje psicoanalítico: SE ATACA UN OBJETO EXTERNO, PROYECTADO, PARA NO ATACAR UN OBJETO INTENSO.

 

28)  LA MUJER, al no realizarse en su relación femenina con su compañero, es decir, el no poder LOGRARSE COMO ESPOSA, vicariamente, buscará una maternidad CUANTITATIVAMENTE INTENSIFICADA PARA REPARARSE, a través de uno y otro hijo.

 

29)  El niño mestizo se encuentra FUERTEMENTE VINCULADO CON LA MADRE en sus primeros meses o años; este vinculo es habitualmente NEGADO, ya que de afirmarse se pondría en duda la filiación masculina y la parte del hispanismo recién adquirido. Una fuerte HOSTILIDAD HACIA EL PADRE en la que anhelosamente se colocan todas las pulsiones que pueden hacer posible la identificación con el agresor, MOTIVAN HISTÓRICAMENTE AL MEXICANO. Sus intentos de machismo son otros tantos de lograr una identificación que le es negada.

 

30)  EL TRAUMA QUE LA CONQUISTA LE IMPRIMIÓ AL INDÍGENA FUE DE TAL MAGNITUD, que sus posibilidades de lucha en LA NUEVA CULTURA se anularon; su mecanismo de defensa y su fuerza es aceptar lo que tiene, desconfiar de todo aquello que el español, el criollo o el mestizo ladino le puedan ofrecer. Al través de varios siglos de historia, sabe que nada bueno le pueden ofrecer… Vive adherido a PAUPÉRRIMOS PATRONES CULTURALES en los cuales ha encontrado UN MARGEN DE SEGURIDAD INTERIOR…No se rebela ante la pobreza porque gracias a ella ha podido conservar UN CIERTO GRADO DE INDEPENDENCIA… El indígena ELUDE EL CONFLICTO CON LOS ELEMENTOS CULTURALES QUE SE ENCUENTRA POR ENCIMA DE ÉL, llámense benefactores o agresores. En síntesis, en su aislamiento se encuentra LA DEFENSA SUSTANCIAL DE SU MANERA DE SER.

 

31)  “El indígena ha cerrado su pasado y no ha abierto su presente, y menos su porvenir. El pasado no ha de volver, más sube por las raíces para colorear el grano de las espigas y la INTIMIDAD PSICOLÓGICA”, nos dice Cardoza y Aragón, en su libro “Guatemala, las líneas de su mano”, Méx., FCE, 1965.

 

Cuando el niño mexicano se hace hombre, TAN SOLO ENCUENTRA SEGURIDAD REPITIENDO LA CONDUCTA DE SU PADRE, en la relación con su esposa e hijos, y agrediendo todo aquello que simbolice su interacción primitiva en relación a su progenitor.

 

32)        México, como ningún otro país (quizá porque en ninguna nación del mundo se llevó a cabo tan profunda destrucción cultural o etnocidio como aquí: implacable exterminio de ciencia, arte, filosofía y/o religión, organización social y política, lengua, arquitectura, educación –incluida la quema de bastas bibliotecas como la de Texcoco, Amecameca y Tenochtitlan-; en cuanto a exterminio físico, algunos investigadores –Galeano, Alperovich y Rudenko, etc.- calculan una población de aproximadamente 75 millones de habitantes en el Anáhuac a la llegada de los españoles; cien años después registran tan sólo 3.5 millones de habitantes; nota. Abp), INTENTA ADQUIRIR CONCIENCIA DE SU PERSONALIDAD y manera de ser, al través de sus diferentes manifestaciones: arte, pensamiento, ciencia y autoobservación; todo ello se moviliza ante el temor inminente de PERDER LA IDENTIDAD.

 

33)        No todo es negativo y en este adherirse a LA FIGURA PATERNA INEXISTENTE Y CRUEL, en función de la avidez de una figura paterna fuerte y vigorosa, el mexicano crea el caudillo y el héroe; también en función de esta avidez de capas de mimetizarse con facilidad e ingenio sorprendentes; fácilmente aprenderá idiomas, ciencias y arte, porque es una tierra árida a la espera de un maestro o de cualquier figura significativa susceptible de mutar la imagen interna que consigo lleva. La necesidad del mexicano de HACERSE VALER y de afirmar su posición, hacen que pueda ser erudito, magnifico pintor, esplendoroso cómico, hombre suave y profundo. tiene un motor poderoso para buscar LA AFIRMACIÓN que difícilmente otros pueblos tienen. A fuerza de comparar sus posibilidades con los de otros, paulatinamente va aprendiendo LA POTENCIALIDAD DE SUS PROPIAS CAPACIDADES.