Make your own free website on Tripod.com

Tlamatini

Tlamatini Numero 1

DA UN CLIK PARA IR A LA PAGINA PRINCIPAL DEL MOVIMIENTO SEXTOSOL

El Mexicano, Psicologia De Sus Motivaciones | El Malestar En La Cultura Parte I | El Malestar En La Cultura Parte 2 | Relaciónes De Hernán Cortés a Carlos V Sobre La Invación De Anahuac | Los Gobiernos Socialistas De Anahuac | La Verdadera Deuda Externa | Viaje a Ixtlan Parte 1 | Viaje a Ixtlan Parte 2 | Tlazocamati Tonantzin Gracias Madre Tierra | Tlamatini Numero 1

TLAMATINI

MATERIALES PARA LA TRANSFORMACIÓN

DE LA ENSEÑANZA Y LA CULTURA

 

AGOSTO DE 1988 NUM. 1

Tlamatini
imagen22.jpg
observando las estrellas Codice Mendocino

Recopiló: Armando Blanco

Colegio de Ciencias y Humanidades

Plantel Oriente. UNAM

PRESENTACIÓN

 

Dos preocupaciones nos motivan a la presente publicación:

 

l) De manera más urgente; EL CONGRESO EN LA UNAM y su implícita necesidad de transformación de la enseñanza (he ahí el riesgo, pues a no ser la razón explícita fundamental, ha sido desplazada desde el principio por la otra necesidad o meta del Congreso: la urgencia, de democracia en la UNAM).

 

Nuestra posición el respecto es que la transformación de la enseñanza no puede ser un acto de revolución espasmódica, intermitente o de un solo acto (“con el Congreso se resolverá todo”), sino una acción permanente, cotidiana y a mediano plazo, y concertada por amplios sectores (luego también de un período de análisis y discusiones masivas que hasta la fecha no ha habido entre nosotros).

 

De ahí que a el Foro sobre la enseñanza de 1987 en el CCHO hayamos propuesto declararnos en CONGRESO PERMANENTE POR UN AÑO (propuesta que no fue aceptada) pues de otra manera las denuncias, análisis, diagnósticos y mandatos, algunos de trascendencia, sólo quedarían en CATARSIS, en desahogo.

 

Hace un año de ese evento y en efecto, nada se ha hecho al respecto para llevar a cabo los acuerdos del Foro, para alcanzar a formar la enseñanza. Sobre decir que el mismo grave riesgo amenaza al CONGRESO que, estando ya a la vuelta de la esquina, será abordado en condicionen de enorme desmovilización y apatía porque no fuimos capaces de involucrar y mantener interesados a estudiantes y profesores en cuanto a lo que está mal en la actual enseñanza, por qué cambiarlo, cómo y hacia dónde.

 

Es dentro da esta problemática y concepción que la presente, publicación pretende contribuir a dicho cambio mediante la investigación y difusión de documentos sobre:

a) Problemas centrales de la enseñanza actual.

b) Diferentes, concepciones o teorías de la educación.

e) Materiales, de apoyo concretos que sustituyan a los utilizados en la enseñanza tradicional con los cuales ir conformando los nuevos contenidos y orientación de la nueva alternativa educativa que queremos construir. Hemos comprobado que sin actos materiales concretos, aún los profesores dispuestos al cambio, continúan en las viejas practicas y en los viejos contenidos con los cuales ya han estructurado un sistema de enseñanza que no están dispuestos a abandonar por alternativa abstracta (y también por aquello de la ley del menor esfuerzo y del fenómeno universal de la resistencia al cambio).

 

Dentro de este mismo orden de ideas (de que el cambio educativo sólo puede verificarse a través de un proceso permanente y prolongado) y para evitar el Congreso-Catarsis o de “fuga hacia delante” como le llama Alponte, consideramos central que desde ahora se vaya conformando en cada escuela una COMISIÓN DE SEGURIDAD, SUPERVISIÓN Y EVALUACIÓN de los acuerdos de los Foros y el Congreso. Ella debe estar abierta a todos los profesores y estudiantes interesados en el cambio y que vean su aporte no como una obligación sino como un placer. No debe ser una instancia burocrática ni oficial, ni desgastante. Con una reunión por mes es más que suficiente. Intercambio de materiales y de experiencias, apoyo mutuo, evaluación, etc. esos serían algunos de sus cometidos.

 

2) Como segundo objetivo general de esta publicación está la contribución a la revolución o transformación de la cultura, proceso que yo tiene tiempo de haberse iniciado en América Latina y en el que están insertos miles de sujetos entusiastas, sobre todo en el campo do la literatura, el canto nuevo, la antropología, la sociología, etc.

 

En lo particular, partimos al respecto de nuestra concepción (ver “Supuestos Teóricos para la transformación Social en México” Armando Blanco, CCHO, 1982-83) de que una revolución social (fundamentalmente política y económica, que es lo que más se subraya por los revolucionarios marxistas) ES IMPOSIBLE SI NO VA PRECEDIDA O ACOMPAÑADA DE UNA REVOLUCIÓN IDEOLOGICO-CULTURAL.

 

Esta tesis es inaceptable para la Mayoría de los marxistas que centran su atención en la liberación económica y política. Pero hoy la materialización da esta última concepción está a la vista en los llamados países socialistas donde o nunca han salido de la dominación de la CULTURA OCCIDENTAL o se aprestan a incorporarse a ella ansiosamente(China) sin reparar en los estragos que ha causado a la humanidad durante dos milenios, ni mucho menos en que a actualmente se encuentre en un grado bastante avanzado de putrefacción y al borde del colapso (“Sólo me queda la esperanza de morir antes o presenciar el Apocalipsis de Occidente”, J. L. Borges, Uno Más Uno, 21-feb-82). Poco a poco iremos publicando las concepciones y hechos en los cuales nos apoyamos pera lanzar esta afirmación.

 

Esa es la razón que nos mueve a difundir documentos que analicen la cultura e igualmente que presenten culturas alternativas o de contracultura.

 

Aunque resulte obvio, no está por demás mencionar que igualmente consideramos que un cambio de raíz en la educación resulta imposible sin la crítica o análisis de la cultura predominante más el conocimiento y práctica de una cultura alternativa.

 

EN ESTE NÚMERO

 

Dadas las metas señaladas, nada mejor que iniciar esta actividad con la divulgación de artículos periodísticos sobre tres fenómenos sociales en los que se enfrentan dos culturas, dos concepciones del mundo y la sociedad, dos posiciones políticas y dos concepciones de la historia y del hombre. Nos referimos a:

 

El escándalo que ha generado la confirmación científica (análisis de la tilma de Juan Diego a través de luz infrarroja realizado por Philip Serna y Jody B. Smith cuyos resultados dan a conocer en su libro “La Tilma de Juan Diego ¿técnica o milagro?” -editorial Alhambra) de que al sayal donde se encuentra grabada la imagen de la virgen Guadalupe no es de procedencia divina como afirmó el clero del siglo XVI sino que es obra de un simple mortal (el pintor indígena Marcos Cípac que estudió pintura en la Escuela de Artes y Oficios de Fray Pedro de Gante) y que por ser obra humana y de un artista de no alto nivel, contiene una gran cantidad de errores, debiendo ser repintada posteriormente para resarcirla de los efectos del tiempo y el medio ambiente, encontrándose, a la fecha algo deteriorada y sufriendo descarapelamientos en muchas partes.

Esta burda maniobra fue incluso atacada en su tiempo por algunos clérigos (Fray Francisco Bustamante). El propósito de tal manipulación fue, al igual que la evangelización, alejar a los antiguos moradores de estas tierras, de sus creencias ancestrales y de su cultura que era y es en muchos aspectos, superior a la que nos trajeron los europeos y españoles (como se comprobara en los documentos que en este primer numero reproducimos y en otros que continuaremos publicando).

 

Igualmente se nos informa sobre el origen del mito guadalupano (una virgen que por ser morena era de segunda categoría en España; al respecto puede consultarse “Quetzalcóatl y Guadalupe” de Jacques Lafaye, editado por el Fondo de Cultura Económica).

La razón principal del proceder de los españoles al respecto, la resume muy bien Alejandra Morero Toscano (“Historia General de México”, editada por el Colegio de México. Pág. 326):

 

“Así pues, el problema de la cristianización e hispanización del indígena o, en ultima instancia, de su “concidentalización”, estuvo siempre ligado a la necesidad de justificar (subr. Nuestro) la expansión imperial europea. Esa justificación se construyo sobre dos ideas fundamentales que arrastraron con ellas todas las corrientes de pensamiento de la cultura occidental cristiana. Esas mismas ideas, aunque expresadas en forma diversa, se mantuvieron vigentes mientras duró la expansión imperial de los tiempos modernos. Una defendía que la base de todo dominio se derivaba de la condición religiosa de los hombres (la única religión o fe de Dios Verdadero. lo representa el catolicismo; el que no sea católico es pagano; los paganos al adorar otras cosas ofenden al Dios verdadero; se justifica que los invadamos y los despojemos de sus bienes en castigo y para conducirlos por el buen camino, por la verdadera fe y para su salvación. Así justificaron los europeos los genocidios cometidos en los restantes continentes. Nota abp); la otra sostenía que la base del dominio se derivaba de la superioridad de una civilización.”

 

Muy vinculado a lo anterior y como enunciativo del tipo de ideología de los vencedores y eurocentristas u occidentalizados (hasta la fecha), publicamos los documentos de otra polémica: la iniciada por León-Portilla, autor del concepto “Encuentro de dos mundos” concepto que refleja muy bien la mentalidad con la que se pretende festejar o conmemorar en octubre de 1992 los cinco siglos del “hallazgo” y “civilización” de América, concepto de los vencidos y ultrajados (Sobre todo las comunidades indígenas que hasta el presente resienten los efectos de la acción “civilizadora de los europeos), rechazan y sustituyen por el de invasión, despojo, genocidio, etc.

 

Reproducimos igualmente la noticia que nos llega de España que por encontrarse sin “fiesta nacional”, ha acordado convertir el 12 de octubre en la principal conmemoración de su país. Se entiende que ellos, desde su óptica y por los beneficios y fama obtenidos, quieran festejarlo. Pero nosotros en México y en América toda ¿por que?, ¿por los diez millones de muertos en tan solo la mina del Potosí en Sudamérica?, ¿por los 25 millones de asesinados en México en los primeros cien años que siguieron a la invasión -otros investigadores reportan una cifra mucho mayor-?, ¿o por el cuantioso saqueo que en el presente nos ha hundido en el subdesarrollo más espantoso?, ¿o quizás por la imposición sangrienta da una cultura y religión que hablan de amor y humanismo, pero que en los hechos, y más para nosotros, sólo han significado odio y muerte?

 

Con justa razón las comunidades indígenas e igualmente algunos intelectuales, han reaccionado con indignación ante tal propuesta de festejo. Este último 12 de octubre acordaron trasladarse desde sus comunidades hasta la capital para oponerse a fiesta del “día de la raza” (?) que promueve el gobierno, quitando los arreglos florales con que los funcionarios glorifican amnésicos y occidentalizados a Colón Y llevando tales ofrendas a los monumentos de Juárez y Cuauhtemoc. Igualmente reproducimos algo que nos parece de trascendental importancia: la Convocatoria que los pueblos Zapotecas y Chinanteca lanzan para que estos cinco años (de octubre del 77 al 92) hagamos un documento balance de lo que ha significado realmente para nosotros la llegada de los europeos al continente. Recomendamos al respecto la lectura de un texto inigualable: “Las Venas Abiertas de América Latina” de Eduardo Galeano editado por Siglo XXI.

 

RESISTIR, y en los lugares en que existan o háyanos creado condiciones favorables, pasar a la CONTRÁOFENSIVA CULTURAL. Y entender que una nueva cultura no se construye en un día o en un año sino en décadas. Pero que, afortunadamente, no estamos empezando de cero, muchos atrás de nosotros ya han dejado sólidos cimientos al respecto. Destacan, y corno bibliografía para quienes quieren comenzar o continuar profundizando sobre el asunto, los siguientes estudiosos (aparte de la convivencia directa en las comunidades donde no obstante las apariencias sincréticas, la esencia de las antiguas culturas resiste y supervive):

Ø      OCTAVIO PAZ.  “El Laberinto de la Soledad”

Ø      SANTIAGO RAMIREZ.  “El Mexicano, psicología  de sus motivaciones”

Ø      LEÓN-PORTILLA. “Filosofía Náhuatl”, “De Teotihuacan a los Aztecas”, etc.

Ø      CARLOS NUÑEZ. “Teatro Antropocósmico”

Ø      ERICH FROM. “Tener o Ser”, “El miedo a la libertad”, etc.

Ø      S. FREUD. “El Malestar de la Cultura”

Ø      JUNG: “El inconsciente colectivo”

Ø      COOPER. “La muerte de la familia”

Ø      ROMEROVARGAS. “Los gobiernos socialistas del Anáhuac”

Ø      C. MARX. “La ideología alemana”, Manuscritos económico-filosóficos”

MEMORIA MEXICANA

UNO-MÁS-UNO Enrique Florescano   25-enero-88

IV. Transformación de la memoria indígena y resurgimiento de la memoria mítica

 

La conquista cayó sobre los indios como un cataclismo que dislocó las bases en que se asentaba su relación con los dioses, el cosmos y el acontecer temporal. Repentinamente la energía que había mantenido el poder de sus dioses se agotó, cayeron vencidos, y sobre sus ruinas se levantó el dios de los cristianos. Para la mentalidad indígena el acabamiento de los dioses fue una catástrofe de dimensiones cósmicas: La conquista y destrucción de Tenochtitlán no sólo significó la pérdida de la capital mexica: fue un derrumbamiento del centro del cosmos, una disrupción del orden sagrado que a partir de Tenochtitlán, el ombligo del mundo, unía a las potencias celestes con los del inframundo y establecía la relación con los cuatro mundos del universo. El derrumbe de Tenochtitlán aparece entonces como un dislocamiento de las fuerzas que dotaban de energía al cosmos y organizaban el espacio territorial, como una destrucción general del equilibrio cósmico. Los testimonios indígenas que relatan el efecto producido por la conquista expresan con gran dramatismo esta sensación de desastre cósmico.

Esta es la cara del Katún, del Trece Ahau: se quebrará el rostro del sol. Caerá rompiéndose sobre los dioses de ahora.

 

Cinco días será mordido el sol y será visto.

Será que da Dios que sucederá que muera el rey de esta tierra.

 

¡Castrar al sol! Esto es lo que han venido a hacer los extranjeros.

¡Déjennos pues ya morir, déjennos ya perecer, puesto que ya nuestros dioses han muerto!

El llanto se extiende, las lágrimas gotean allí en Tlatelolco.

(…) ¿A dónde vamos? ¡Oh amigos!

Luego ¿fue verdad?

Ya abandonan la ciudad de México:

El humo se está levantando; la niebla se está extendiendo (…)

Llorad amigos míos, tened entendido que con estos hechos hemos perdido la nación mexicana.

 

Tras la caída de los dioses y el desquiciamiento del orden cósmico, vino la disrupción del orden humano, la transmutación violenta de los señores de la tierra en servidores de los conquistadores, y la alteración de sus costumbres, tradiciones y formas de vida. La violencia y el cambio incesante sustituyeron la estabilidad del orden antiguo, de manera que la interrupción cotidiana de la violencia acentuó la sensación de vivir un cataclismo total, como lo expresa con vigor el texto siguiente:

 

Solamente por el tiempo loco, por los locos sacerdotes, fue que entró a nosotros la tristeza, que entró en nosotros el cristianismo. Porque los muy cristianos llegaron aquí con el verdadero Dios: pero ése fue el principio de la miseria nuestra, el principio del tributo, el principio de la limosna, la causa de que saliera la discordia oculta, el principio de las peleas con armas de fuego, el principio de los atropellos, el principio de los despojos de todo, el principio de la esclavitud por deudas, el principio de las deudas pegadas a las espaldas, el principio de la continua reyerta, el principio del padecimiento. Fue el principio de la obra de los españoles y de los padres.

Texto del libro “Memoria Mexicana” editado por Joaquín Mortiz.

Coatlicue
imagen1-tla1.jpg

Origen del nombre Guadalupe

La Jornada 27-enero-88

 

GUADALUPE, pueblo, provincia de Cáceres, Extremadura, suroeste de España, cerca del rió Guadalupejo. El pueblo creció en torno de un monasterio del siglo XII, donde un pastor encontró una imagen de la Virgen que había sido escondida durante la dominación mora… (Enciclopedia Británica). Pero ese pastor no se llamaba Juan Diego, sino Venancio Pérez Gachupas. Trescientos años después nos repitieron el milagrito y todavía, sin perdonar ni la burla, nos dijeron: “Non fecit talliter ovni nationi”, o sea, no hizo igual entre todas naciones. Y al arzobispo por poco le gana la risa.

 

 

¿Guadalupe o Tonantzin?

La Jornada 27- enero-88

 

Para difundir su religión, ha sido inteligente uso de la iglesia católica el sobreponer sus festividades y santos a festividades y dioses paganos. Así fue como la fiesta de San Jorge, en abril, remplazó a la antigua fiesta pagana de la Parrilla; la de San Juan Bautista quedó que ni mandada a hacer (por lo del agua bautismal) para sustituir la fiesta del agua, con que se celebraba el solsticio de verano; la Asunción de la Virgen desalojó a la fiesta de Diana; el Día de Todos los Santos continuó la fiesta pagana de los muertos, y aún el nacimiento de Cristo, cuya fecha no se menciona en ninguno de los evangelios (pero los católicos no lo saben porque jamás lo leen), fue fijado por un concilio el 25 de diciembre para contrarrestar las fiestas del solsticio de invierno (y no sin la oposición de San Clemente de Alejandría, Orígenes y San Epifanio, quienes la consideraban una fiesta pagana).

  

Así hizo la iglesia en Europa. Y así lo hizo en México: sobre el propio santuario de la diosa Tonantzin, en el Tepeyac, levantó el de Guadalupe, nombre español con reminiscencias árabes. Los indígenas del estado de México todavía la llaman Guadalupe-Tonantzin. Pero sus fabricantes dejaron un rastro: ¡por qué se llama Guadalupe pueblo de Extremadura, en el sur de España, si se apareció en el Tepeyac, México?

Ø      TOCI (o reverencial Tocitzin). “Nuestra abuela” “Se daba este nombre a la madre de los dioses, Teteo Innan, que tenia un gran templo en Tepeyacac, al norte de la ciudad de México, hoy Guadalupe; la fiesta de esta divinidad se celebraba el primer día del mes de ochpaniztli.” (Rémi Siméon; Diccionario de la lengua náhuatl o mexicana Edit. Siglo XXI, pág. 711i).

Ø      TONAN (reverencial TONANTZIN). “Nuestra madre”. “Diosa de la tierra, también llamada Ilamatecutli, “Noble vieja” y Cozcamiauh, “Col1ar de maíz en flor”. Según Clavijero, esta divinidad sería la misma diosa de las cosechas, Centeotl o Xilonen. Su culto no se ha perdido completamente y se encuentra todavía mezclado con el de N. Sra. de Guadalupe (Aub.). Se daba también el nombre de Tonantzin a la del género humano, llamada Cihuacoatl o “Mujer Serpiente” (o Coatlicue; abp). R. Siméon, ibid, pág. 716.

Recomendación del abad de la basílica

14-diciembre-87

 

Dice el abad, monseñor Guillermo Schulemburg a los lectores de The Virgin of Guadalupe. An Infrared Study: “Con intima satisfacción personal como Abad de la Insigne y Nacional Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, tengo el honor de presentar y recomendar al publico en general esta disertación, con el deseo de que su lectura enriquezca los conocimientos de los estudiosos y crezca de día en día la veneración a Santa Maria de Guadalupe’’

 

Los autores

El estudio infrarrojo fue realizado por Philip Serna Callahan; de la Universidad de Kansas y Jody B. Smith de la Universidad de Miami. La traducción al español, publicada con el entusiasmó del abad y del arzobispo Corripio Ahumada; abunda en notas del traductor acerca de los aspectos “científicamente inexplicables” y subraya con letras cursivas, cuando los autores indican, por ejemplo, que la luz infrarroja no descubrió rastro alguno del dibujo básico a carboncillo que empleaban los pintores del Renacimiento. Quizás así sea, pero tal ausencia no es necesariamente milagrosa.

 

El estudio de Callahan y Smith, por ser exclusivamente fotográfico y exclusivamente infrarrojo es necesariamente incompleto. Explica la composición terrena (hoja de oro, por ejemplo) de buena parte de la imagen. De otros elementos, responden que la fotografía infrarroja no permite descubrir su composición De allí no se desprende la conclusión ultraterrena que pasma a traductor y abad. Yo envié un liquido incoloro a analizar a un laboratorio de alta tecnología, han pedido hacerle de todo hasta destruirlo (a diferencia de la imagen) y seis meses después me han dicho lo que no es, pero no saben que si es.

 

La fotografía infrarroja y las pinturas

A continuación reproducimos párrafos de la obra de Callahan y Smith. Dado que los pigmentos trasmiten o reflejan las largas ondas infrarrojas de diferente manera como lo hacen con la luz ordinaria, esta técnica es muy útil para detectar la presencia de pintura sobreañadida u otras alteraciones. El infrarrojo es capaz, por ejemplo, de hacer transparente una capa de barniz, y permitir al investigador ver con claridad una pintura que a la luz ordinaria parece oscura.

 

Los pigmentos de dibujos antiguos y los materiales artísticos naturales como el aceite de linaza, las ceras y los colores minerales (inorgánicos) se distinguen claramente de las modernas pinturas. A la luz ordinaria, los pigmentos derivados de anilinas son semejantes a los antiguos pigmentos; pero en la película infrarroja aparecen sus diferencias.

Cámaras y lentes

 

Las fotografías que aparecen en este informe fueron tomadas con dos cámaras.

Ø      Nikon F con lente Nikon-S Auto macro.

Ø      Pentax Mx con lente gran angular SCM.

 

En todo el estudio se usó película Kodak infrarroja de alta velocidad.

Dado que el tiempo disponible para tomar las fotografías era limitado, y que la imagen no podía sacarse del camarín (subrayado mió), tanto la determinación de la exposición como el enfoque presentaban ciertas dificultades.

 

Análisis. Infrarrojo de la pintura.

El oro de los rayos solares, de las estrellas y de la orla del manto da la impresión de que la pintura está compuesta dentro del estilo llamado gótico internacional.

 

El oro se ha ido desprendiendo con el tiempo. Los rayos solares dorados que rodean la imagen se encuentran en muy malas condiciones (fig. 4, flecha A). La flecha B señala una grieta en al la fimbria, dorada y la flecha C una fina línea negra; puesta sobre el borde del manto azul a servir de guía (al pintor). El perfil negro C es casi transparente. Debería estar cubierto por el dorado de la orla y servir únicamente de guía a la pintura dorada, sólo que (dicen los autores, no yo) en algunos el artista falló, dejando sin cubrir partes de la guía negra.

 

Los pigmentos empleados.

Todas las apreciaciones que hago en este estudio sobre los pigmentos empleados en la pintura se basan en mi experiencia personal como pintor. Desde el punto de vista científico no son más que hipótesis, porque no pude llevar pruebas químicas de los pigmentos (subrayado mío). Considero que la pintura dorada de los rayos solares es oro metálico; el amarillo dorado de las estrellas y de la fimbria es pigmento desconocido probablemente tierra natural ocre con hidrato de alúmina.

 

El estilo gótico internacional de la pintura medieval es una derivación española del gótico italiano, consistente en una forma estática y una línea subordinada a bloque de color y fondos dorados. Este estilo entró en España antes del año 1300 y continuo desarrollándose bajo influencia francesa y flamenca hasta finales del siglo XV.

 

La luna y el moño fueron añadidos a la pintura antes que el resplandor del fondo, pero después de haberse formado el original fueron añadidos por manos humanas puesto que están descarapelandose y porqué además, desde el punto de vista artístico no están bien ejecutados (el fondo blanco del resplandor cubrió las huellas de los dobleces y todavía los oculta). Debido a la tonalidad pardusca y al agrietamiento podremos suponer que el pigmento empleado en empleado en ellos es óxido negro de hierro. El moño negro y el cabello del ángel continuarán deteriorándose con el tiempo.

 

El manto azul.

El tono azul del manto es muy próximo al matiz que se ve en las pinturas murales mayas, o en los códices de piel mixtecas. Estos colores estaban hechos de óxido de cobre. Lo cual presenta un inexplicable fenómeno, ya que tales pigmentos son semipermanentes y sujetos a una considerable decoloración con el tiempo, especialmente en los climas cálidos. El azul “maya” de las pinturas murales indias se encuentra muy desvanecido, mientras que el manto azul de la Virgen es tan brillante que parece haber sido pintado hace una semana.

 

Juzgo que el oro y el borde negro del manto azul, así como las estrellas doradas, fueron añadidos por manos humanas hacia fines del siglo XVI o a principios del XVII. Tales decoraciones son típicas del estilo gótico español que caracteriza a este periodo. El azul del manto parece original y es de un pigmento azul semitransparente desconocido.

Luz infraroja, 1/30, f:3.5
imagen2-tla1.jpg

La túnica rosa  

El carácter distintivo más notable de la túnica es su extraordinaria luminosidad. Pero, como en el caso del manto, un perfil negro añadido se sobrepone a veces, lo cual demuestra una ejecución descuidada.

 

El acercamiento de la cruz negra de broche en el cuello muestra que se está agrietando y que fue pintado con el mismo pigmento de la franja negra. La Virgen de la Merced que se encuentra en el Museo de Arte, en Barcelona, lleva al cuello un broche semejante. El bordado en oro fue pintado después de la túnica rosa. Ningún artista competente hubiera trazado las líneas doradas planas del bordado encima de los pliegues de la túnica. Es verdad que el gótico antiguo propone al primitivismo y muestra escasa perspectiva; pero este tipo de técnica plana no coincide con el bello realismo del rostro o del drapeado del ropaje.

 

El ángel y el pliegue inferior.

Toda la porción inferior del cuadro es una añadidura gótica del siglo XVII y constituye un verdadero enigma: el diseño es mediocre, los brazos del ángel son burdos, desproporcionados y evidentemente añadido para sostener a la Virgen Maria. El rostro es vivido y natural, pero no tiene nada de la belleza ni de la técnica genial que aparece en el elegante rostro de la virgen.

 

Las manos.

Las manos son la parte más alterada de la pintura. Fueron retocadas para acortar los dedos y convertir las manos de esbeltos dedos formados originalmente, en dedos indígenas más cortos. Los brazaletes dorados y los puños de armiño fueron añadidos para acomodar la imagen al modelo gótico. Las manos originales están hechas con un pigmento desconocido y son inexplicables.

 

El rostro.

Todo el rostro está hecho con pigmentos desconocidos, mezclados de tal manera que aprovechan las cualidades de la difracción de la luz causada por la tela sin apresto, para impartir el matiz oliva al cutis. Además, la técnica se sirve de las imperfecciones del tejido de la tilma para dar una profundidad a la pintura. La cara es de tal belleza y de ejecución singular, que resulta inexplicable para el estado actual de la ciencia. Hasta aquí los autores.

 

El milagro.

La figura original, de la que no se pudo dar cuenta de los pigmentos empleando fotografía infrarroja y sin tocar la imagen ni sacarla de su caja comprende; la túnica rosa (sin el bordado), el manto, las manos (antes del retoque indigenante) y el bellísimo rostro. De esos elementos jamás se ha efectuado un análisis químico.

Coatlicue
imagen1-1-tla1.jpg

Estudio avalado por el abad de la Basílica.

La imagen de la Virgen fue pintada por un indio.

La Jornada   27-enero-88

 

En 1556, apenas 25 años después de las apariciones milagrosas de la Virgen de Guadalupe y su milagrosa impresión en la tilma de Juan Diego, el provincial de los franciscanos, el padre Francisco Bustamante atacó en un sermón el supuesto milagro, informando, encendido de ira en el pulpito, que la imagen había sido pintada por el indio Marcos Cípac.

Este pintor había estudiado en la Escuela de Artes y Oficios, fundada por fray Pedro de Gante en el convento de San Francisco.

 

Hoy disponemos de un estudio científico que confirma en muchos aspectos la afirmación del padre Bustamante y justifica su ira ante la burda manipulación de los indios por parte de la alta jerarquía eclesiástica.

 

A pesar de que parece muy favorable el mito, el estudio está recomendado por el propio abad de la Basílica, monseñor Guillermo Schulenburg, a causa, suponemos, de que, tras explicar detalladamente de qué está hecha la imagen y cuándo fueron pintadas sus partes, los autores declaran que todavía no saben de qué está hecho el rostro ni la túnica, aunque sí el bordado de ésta.

 

Se les concedieron tres horas a los autores para fotografiar la imagen con luz infrarroja. No pudieron sacarla de su caja de cristal ni acercarse a menos de siete centímetros. Mucho menos se permitió un análisis químico.

 

No es pues milagroso que no hayan descubierto todo con sólo tres horas y de lejos. Pero aún así obtuvieron resultados impresionantes. El mayor de ellos, quizá, el descubrimiento de otras manos de la virgen bajo la pintura de las actuales. Las manos ahora cubiertas por las visibles eran más largas. Se les acortaron los dedos para darles un aspecto “indígena”.

 

El estudio con luz infrarroja fue realizado por Phillip Serna Calahan, de la Universidad de Miami. Se titula en español La Tilma de Juan Diego ¿técnica o milagro? (editorial Alambra).

 

La fotografía infrarroja permite analizar las diversas capas de pintura superpuestas. De este análisis y del estilístico se desprenden algunos señalamientos.

 

No se entiende por qué Dios empleó un estilo europeo de pintura, el gótico para ser exactos.

Por qué hizo una figura en todo idéntica, salvo el color moreno, a la Virgen de la Merced que se encuentra en Barcelona, en el Museo de Arte Catalán.

 

Por qué puso una media luna a los pies de la virgen, pues sólo en España, en guerra por siglos contra los árabes, tenia sentido poner el símbolo árabe por excelencia, la media luna, a los pies de una imagen cristiana.

 

El fondo blanco está pintado al fresco, esto es, con yeso, lo cual habría puesto tiesa la tilma de Juan diego que no habría podido doblarla para echar las rosas dentro. Los rayos son hoja de oro (y se está cayendo). Las estrellas son tierra ocre con hidrato de alúmina. La luna y el moño son de oxido negro de hierro, y de tal manera mal ejecutados que se están descascarando. El broche del cuello con la cruz negra es idéntico al de la Virgen de la Merced ya citada.

 

El colmo: el bordado de la túnica rosa, esas como flores doradas, está pintado encima y sin seguir los pliegues ni las sombras, algo que “ningún artista competente habría hecho”.

Aquí tenemos algunas de las fotografías señalando esos detalles (Por la redacción: Luis González de Alba).

EL CORREO ILUSTRADO

Discrepa de González de Alba sobre la Virgen de Guadalupe

La Jornada  8-febrero-88.

 

Señor director: Gran pena me ha causado leer en el diario que usted dirige, el reportaje de Luís González de Alba intitulado “La Imagen de la Virgen pintada por un indio” (La Jornada, 27 de enero, pp. 27).

 

Porque causa verdadera consternación de manera como se tergiversa la verdad, máxime cuando para ello el reportero interpreta a sus talante una obra científica: Callaham-Smith-Cervantes: La tilma de Juan Diego, ¿técnica o milagro? Ed. Alambra 1981.

 

Dejo de lado algunas cuestiones históricas, como es el caso del padre Bustamante, quien atacó en 1556 la autenticidad milagrosa de la imagen. El reportero no leyó en las páginas 108-109 la aplicación histórica de tal ataque, como tampoco leyó la hipotética participación del indio Marcos en la posible restauración, no pintura de la imagen (pp. 107-109.

 

Afirma el articulista que el señor Callahan fotografió la imagen “sin sacarla de su caja de cristal”. Eso es falso. Una cosa es que no se le haya sacado del camarín, como se describe en el libro, y otra que no se le haya quitado el cristal, que si se hizo (pp. 44-45 y nota 4).

 

Antes de comenzar las afirmaciones del articulista, debo aclarar que aparte de científico honesto, Callahan propone con absoluta certezas aquellas conclusiones que puede probar, y con sinceridad adelanta otras que representa su opinión personal.

 

Sigo, para mayor claridad, el orden numérico del artículo.

“No se entiende por qué Dios empleó un estilo europeo de pintura, el gótico”.

 

Cuando Dios quiere realizar un milagro y hablar con él al hombre, es soberanamente libre de emplear los medios de expresión. Nosotros no somos nadie para imponérselos o limitarlos a nuestra pobre manera de pensar. Ello pertenece a su libérrima e inescrutable voluntad. Podremos buscarles una explicación, sin que siempre la logremos en forma total.

 

El autor del estudio hace breves alusiones sobre este punto, y por ello recurre a las “añadiduras” a la imagen original (pp. 30, 68, 73-90 y 96). En ningún momento el señor Callahan afirma el estilo g+gótico de la imagen. Dice simplemente que hay en ella algunos retoques contradictorios, sobre añadidos, de tipo gótico, y que una virgen gótica española tiene gran semejanza con la Guadalupana (pp. 59, 68-69).

 

Ajena al señor Callahn es la afirmación del reportero de que la tilma aparezca una “figura del todo identica, salvo el color moreno, a la Virgen de la Merced que se encuentra en Barcelona”.

 

“¿por qué puso (Dios) una media luna a los pies de la imagen, sí sólo en España, en guerra contra los árabes, tenía sentido poner el símbolo árabe por excelencia, la media luna, a los pies de una imagen cristiana”? Si el reportero se hubiera tomado la molestia de consultar la historia y la Sagrada Escritura.

En A el oro esta desprendido, B señala una grieta,
imagen4-tla1.jpg
C indica una linea negra puesta para guiar al artista, solo que este fallo

Las puntas de los dedos de la mano
imagen5-tla1.jpg
izquierda eran mas largas A fueron acortadas para hacerlas indias

González de Alba responde: las citas sí son del padre Cervantes.

 

Señor director: El padre Faustino Cervantes afirma que los comentarios que extraje del estudio La tilma de Juan Diego ¿técnica o milagro? Faltan a la verdad. A continuación cito textualmente a los autores del estudio que, con luz infrarroja, se hizo de la Virgen de Guadalupe. Pero no sin dejar de comentar que la “traducción” del padre Cervantes (traducttore-tradittore, dicen los italianos) abunda en subrayados, notas y apéndices más extensos que la obra misma. Mis citas proceden de la propia traducción del padre.

 

Me pregunté por qué Dios empleó un estilo europeo de pintura en el milagro, a saber el gótico. Responde el padre que Dios es soberanamente libre de usar los medios de expresión.

 

Totalmente de acuerdo, Dios omnipotente y todopoderoso puede pintar como guste. Pero, cuando uno pertenece a una cultura despreciada y vencida, como la de los indígenas mexicanos, no espera que Dios siga las normas estéticas de los conquistadores y ¡hasta Él! Defina la belleza por cánones europeos, lo cual ya la antropología moderna trata de evitar.

 

En seguida el padre olvida su propia traducción y sostiene: “En ningún momento el señor Callahan afirma el estilo gótico de la imagen”. Falso. Dice Callahan (traducción del padre):

 

“El oro de los rayos solares, de las estrellas y de la orla del manto da la impresión de que la pintura esta compuesta dentro del estilo artístico llamado gótico internacional”, pág. 47.

 

En cuanto al punto 2, se lee: “Es muy interesante notar que la más antigua y muy decorada Virgen de la Merced (), con excepción del primitivo rostro europeo, tiene exactamente la misma forma que la Virgen de Guadalupe () El manto ribeteado en oro, la túnica bordada, las mangas rematadas en armiño, las manos plegadas y el rostro inclinado en meditación imitan sorprendentemente a la Virgen de Guadalupe”, pág. 59.

 

¿Quién imita a quien? La Virgen de la Merced, dicen los autores en la misma página, es del siglo XV. Un siglo antes de la Guadalupana.

 

¿Lo dice el traditor o los autores? Creo que el traditor, puesto que comete el mismo error en su carta: “una virgen gótica española tiene una gran semejanza con la Guadalupana”. No, padre, es al revés: la nueva se parece a la antigua.

 

Sobre la media luna a los pies de la Virgen, aparte de que mis lectores leyeron no hacen mucho mis citas al Apocalipsis en una serie sobre el tiempo, son los autores quienes dicen que la medida luna es una decoración “de influencia morisca”, pág. 51

 

“¿De dónde saca pues el Sr. González de Alba que el fondo blanco esta pintado con yeso?”.

Lo saqué de la página 85; “Con toda probabilidad por ese mismo tiempo la tilma fue montada sobre un bastidor sólido, y añadido al fondo el color anaranjado del resplandor y el blanco pintado al fresco. Por primera vez todo el ayate se encontró cubierto de pintura. Porque no es de creer que Juan Diego haya llegado al palacio del obispo envuelto en una tilma tiesa por el fresco”. Y de la 77:

 

“En su opúsculo Maravilla Americana (1756), Miguel Cabrera dice descubrir en la pintura cuatro técnicas (). Sostiene que la cabeza y las manos están pintadas al óleo; la túnica, el ángel y las nubes, acuarela y el fondo blanco al fresco”.

 

Luego comentan los autores, líneas abajo: “Pudiera ser que la cal húmeda del fresco se hubiera embebido en la tela”.

 

Como el padre bien sabe, se llama pintura al fresco a la realizada sobre yeso o cal frescos. Así fue pintada la Capilla Sextina, obra infinitamente superior a la Virgen de Guadalupe y uno de los milagros del genio humano.

 

Dice el padre: “El colmo, para el reportero, lo constituyen los arabescos dorados, planos, sobre la túnica rosa”.

 

El colmo para mi y para los autores, quienes comentan: “Ningún artista competente hubiera trazado las líneas doradas planas del bordado encima de los pliegues de la túnica”, pág. 61.

 

Sobre el poco oficio del pintor también comenten: “El hecho es que algún artista, poco capaz, copió con grandes trabajos el pliegue inferior de la tilma () La mitad de la luna fue cubierta por el pliegue inferior de la túnica, y se transparenta a través de ésta () EL pliegue de tilma azteca está además acentuado por la desafortunada línea negra que hace ángulo en la parte inferior de la túnica. Esa misma línea fue pintada sobre el pie, pero ya se desprendió”.

 

El padre Cervantes pasa como si pisara brasas sobre la denuncia, en 1556, y desde el púlpito, del propio superior de los franciscanos, fray Francisco Bustamante, quien señalo que la imagen era una impostura española para catequizar indios. Otro tanto sostuvo fray Servando Teresa de Mier, siglos después.

 

¿Quedaron partes inexplicables? Sí. Pero inexplicado no quiere decir milagroso.

Leamos a Callahan (pág. 46 de la traducción del padre):

 

“Y como yo estaba trabajando de prisa, y no podía voltear la Cámara para ajustar la lente en la marca roja porque perdía enfoque, tuve que adivinar cuánto debía girar la lente para que las ondas infrarrojas quedaran en foco.

 

De las 40 fotos que tomé, 40 salieron perfectamente enfocadas: ¡un “milagro” en sí!”.

Por otra parte, afirmo que creo en los milagros. Todas las regiones presentan fenómenos milagrosos. Más todavía las orientales. Los hombres llamamos milagro a todo aquello para lo que no encontramos explicación natural. Desde el siglo VI antes de Cristo estamos metidos en esta búsqueda de explicaciones naturales. Algunas, lo creo así, quedarán para siempre en el misterio. Por ejemplo la naturaleza última de la materia. Sinceramente no creo que este entre ellas la Virgen de Guadalupe. Tampoco lo cree la Iglesia católica por eso no es dogma de fe.

 

Y por último, padre, hay una razón de orden teológico: Dios no puede contradecirse pintándonos una imagen, cuando el segundo de sus mandamientos entregados a Moisés en el Sinaí dice: “No te harás imagen de lo que esté arriba en el cielo. () No te inclinaras ante ellas ni las honrarás”. Éxodo, 20, 2 al 5.

Luís González de Alba.

 

La luna se trasparente bajo el pliegue por haber
imagen7-tla1.jpg
sido este pintado tiempo despues y con poco oficio

La estrella indicada en D se le salio del
imagen6-tla1.jpg
manto del pintor

QUINIENTOS AÑOS DE OPRESION -500 AÑOS DE LUCHA

La Jornada 13-octubre-87

 

A los escritores, cineastas, guionistas y actores de cine, teatro y televisión; a los pintores, escultores, investigadores, autores y compositores; a los psicólogos, sociólogos, pedagogos, antropólogos, historiadores y a toda persona interesada en la suerte de los pueblos antiguos de México y de América.

 

La asamblea de autoridades zapotecas y chinantecas de la sierra los convoca a que durante los próximos cinco años hasta el 12 de octubre dediquen parte de su creatividad, reflexión y obra a hacer ver al mundo que los pueblos, llamados indios, seguimos vivos y luchando por nuestra organización comunitaria, que hoy es una alternativa al mundo industrializado y deshumanizado.

 

Y a las organizaciones hermanas qué incrementen sus acciones a favor de sus comunidades y por nuestra unidad.

 

¡VIVA LA AUTODETERMINACIÓN DE LAS COMUNIDADES INDÍGENAS!

FRATERNALMENTE LA ASAMBLEA DE AUTORIDADES ZAPOTECAS Y CHINANTECAS DE LA SIERRA.

 

LOVANI, PETLAPA, YATZONA, SANTA ISABEL CAXONOS, TOVELA, YETZELALAG, SAN MIGUEL CAXONOS.

SAN JUAN YATZONA, OAXACA 28 DE JUNIO DE 1987.

 

 

1992

¿Festejo de la colonización?

Irene Herner  UNO MAS UNO 13-nov-86

 

En 1982 se festejará en España los 500 años del Descubrimiento de América mediante una variedad de actos entre los que destacan la Exposición Universal con sede en Sevilla y, sobre todo, las Olimpiadas de Barcelona. Para una. Como ciudadana mexicana, resultó bastante paradójico estar presente en España el pasado 12 de octubre y testimoniar los activos preparativos que ahí se lleva a cabo para festejar con bombo y platillos, dentro de seis años, lo que hace cinco siglos significó al encuentro y la conquista de América.

 

El “encuentro hispano-americano” que ha de celebrarse puede verse al menos dos diferentes puntos de vista: existen la visión del vencedor y la de los vencidos: la de la historia en el transcurso del medio milenio y también la que podríamos dominar nostalgia imperial. No hay que olvidar que en los parajes que los hidalgos conquistadores rebautizaron con el nombre de América, para beneficio de su corona, de su dios y de si mismos, existía un mundo con historia y lenguas propias.

 

Tampoco podemos olvidar que tres siglos después la bandera de Hidalgo (otro tipo de hidalgo) incitaba a los súbditos de España en estas tierras, en nombre del mismo dios hispano y de la virgen, a matar gachupines como medio para independizarse de la corona española y así acceder a la mexicanidad independiente.

 

Asimismo los pueblos americanos al sur del río Bravo no podemos negar que nuestra historia nos constituye en relación al dolor y al despojo sufrido por Calibao. Para Shakespeare, la isla-refugio de Próspero en La tempestad estaba habitada por calibán, que desde los ojos de Europa representaba el nativo de cultura ajena a la de Occidente, cuyos defectos justifican plenamente su ubicación de esclavo.

 

En el presente siglo el gran poeta Aime Césaire, entre otros artistas y pensadores mexicanos, se encargó a través de su obra de recordar a los lectores americanos y extranjeros que el Calibán shakesperiano representa ni más ni menos que a los pueblos conquistados. El encuentro entre continentes durante el siglo XVI se llevó a cabo bajo el signo de la mayor violencia: De la misma manera en que el solitario Robinsón Crusoe consideró a Viernes, el nativo y único otro ser humano del lugar, como su natural subordinado; de igual forma como en el presente siglo Tarzán de los Monos se impone como jefe superior frente a los conciudadanos de África –y no sólo de África-, en su lugar de hijo predilecto del imperio estadounidense.

 

Respecto a la visión histórica, podemos también recuperar, sin lugar a dudas, el fluir de la cultura de España en el aliento de cada hispano-parlante, así como el sentimiento de fraternidad que España se ha ganado en América en tanto decayó como imperio. En especial con México, la aportación de lo más valioso para los seres humanos: la claridad de pensamiento, el arte y la valentía, que fue entregado a nuestro país por muchos de los republicanos que en el México de los 30 recibieron amoroso asilo.

 

Efectivamente, mediante las expediciones españolas y portuguesas, hace casi 500 años la humanidad ubicó la amplitud de los límites del globo, superando el terror del más océano y la concepción de la tierra como isla única. Este hecho determino un profundo cambio en todos los aspectos de la vida, y abrió las puertas al pensamiento científico moderno.

 

Si bien, desde la perspectiva del colonizador, las características del colonizado es decir, las diferencias entre ambos son contabilizadas como inferiores y negativas, como medio para imponer lo propio con validez universal: entre hermanos, por el contrario, las diferencias son precisamente las que posibilitan una relación entre sujetos y manifiestan el júbilo de la pluralidad, así como la concepción creativa de que nadie es dueño de la verdad absoluta.

 

Ojala los festejos del Quinto Centenario de la Invasión Europea de América, el Día de la Hispanidad (no dejando a un lado nuestra unidad solidaria con los países de América de lengua portuguesa, francesa e incluso inglesa), se centren en el triunfo de la ciencia, la cultura, la capacidad y la valentía para explorar el universo; y que, en palabras del rey de España, retomen el espíritu que ahora reina en ese país “de España renovada que recurre a su pasado y plenamente lo asume para construir un futuro a la medida de lo mejor de su tradición, de la España libre, plural y tolerante.

Más que respaldo, España puede ofrecer su solidaridad con los pueblos americanos, lo cual sólo es posible mediante la renuncia de toda nostalgia imperial; no sólo la que se añora en el viejo continente, sino quizá, más importante aún, la que se anhela desde nuestro lado del mar. La fraternidad iberoamericana implica necesariamente la plena asunción el mestizaje, y muy en especial del sincretismo que habita y marca nuestros pueblos, como voz que susurra en los fondos misteriosos del alma, que para sobrevivir ha tenido que deformar y enmarcar sus contenidos, como demostración explicita de los efectos que, a pesar de siglos de historia, procura un sujeto decidido a vivir.

 

¿Cómo lograr que, con base en nuestras diferencias y ubicando semejanzas, podamos proyectar la cultura iberoamericana hacia el futuro? Quizá, más que festejar cinco siglos de pasado, sería más conveniente pensar cómo nos apoyamos unos con otros para superar la grave crisis del, presente.

 

 

MANIFIESTO DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS A PROPÓSITO DE LAS CELEBRACIONES DEL V CENTENARIO DEL DESCUBRIMIENTO Y DE LA PRIMERA EVANGELIZACIÓN.

REVISTA VIDA Y MARCHA DEL PUEBLO

Boletín Nacional de las CEB (comisiones eclesiales de base) de México No. 20 julio de 1987.

 

Nosotros, indígenas representantes de treinta nacionalidades de quince países de América Latina, reunidos por ocasión de la II Consulta Ecuménica de Pastoral Indigenista de América Latina, en Quito Ecuador, del 30 de junio al 6 de julio de 1986, en vista de la proximidad de las celebraciones del V Centenario del Llamado descubrimiento y de la supuesta primera evangelización de América, manifestamos:

 

1.      Nuestro repudio total a estas celebraciones triunfalistas, por las siguientes razones:

 

1º.    Que no hubo tal descubrimiento y evangelización auténtica, como se quiere colocar, sino una invasión con las siguientes implicaciones:

a)      GENOCIDIO por la guerra y ocupación, contagio de enfermedades europeas, muerte por superexplotación y separación de padres e hijos provocando la extinción de más de 75 millones de hermanos nuestros.

b)      USURPACIÓN violenta de nuestros dominios territoriales.

c)      DESINTEGRACIÓN de nuestras organizaciones sociopolíticas y culturales.

d)      SUBYUGACIÓN IDEOLÓGICA Y RELIGIOSA, en detrimento de la Lógica interna de nuestras creencias religiosas.

 

2º.      Esa invasión de la cual hemos sido objeto, desde sus inicios hasta nuestros días, fue una permanente violación de nuestros derechos fundamentales.

 

3º.      En todo este proceso de destrucción y aniquilamiento, en alianza con el poder temporal, La Iglesia Católica y otras iglesias -y más recientemente, las sectas y corporaciones religiosas- también han sido y son un instrumento de sumisión ideológica y religiosa de nuestros pueblos.

 

2.         Frente a todos estos hechos de genocidio y etnocidio de que hemos sido objeto por 500 años, exigimos:

 

1º.      A LOS ESTADOS:

a)      Fin de las políticas integracionistas y asimilacionistas y de instrumentación folclórica de nuestras culturas.

b)      Reconocimiento jurídico de nuestro derecho fundamental de poseer los espacios territoriales que nos pertenecen desde siempre y por derecho, para superar las divisiones causadas por la creación artificial de fronteras nacionales, desconociendo la realidad de nuestras naciones indígenas.

c)      Reconocimiento y respeto de nuestro derecho de propiedad comunal sobre los recursos naturales del suelo y subsuelo pertenecientes a nuestros espacios territoriales. Exigencia fundamental es que los gobiernos no vendan esos recursos a las compañías nacionales e internacionales.

d)      Respeto y reconocimiento de nuestras organizaciones autogestionarias, por consiguiente a nuestros propios sistemas de gobierno, elemento fundamental de nuestra autodeterminación

e)      Nos permitan una organización y ejecución de un sistema educativo propio, para el rescate y desenvolvimiento de nuestra identidad.

 

2º.    A LAS IGLESIAS:

a)      Fin de una evangelización y pastoral de alianza con el sistema dominante, genocida y etnocida de indígenas y demás sectores oprimidos de la sociedad.

b)      Práctica de una auténtica evangelización, de acompañamiento, diálogo y respeto, frente a nuestras luchas, creencias y prácticas religiosas.

c)      Unión de las iglesias para una pastoral ecuménica y contra la penetración de sectas-corporaciones religiosas divisionistas y destructoras de nuestra cultura.

 

3.      Finalmente, proporcionamos nuestra esperanza de que solamente la unidad en la diversidad de las nacionalidades indígenas de América, sobre la autoafirmación de nuestra identidad, nos ha de llevar, en Unión con otros sectores oprimidos, a la verdadera autodeterminación y Liberación integral de nuestros pueblos.

Quito, 6 de julio de 1987.

Tomado de SEDOC # 197, diciembre 1986, Brasil.

imagen8-tla1.jpg

imagen9-tla1.jpg

LA CARICATURA DE LOS MEXICANOS

Víctor Alcaraz La Jornada 17-nov.-86.

 

Para identificarnos, nuestros semejantes nos hacen a veces caricaturas. Si somos objetos de admiración, los rasgos que se resaltan son positivos. Si por el contrario se nos desdeña, se buscan los aspectos negativos. En la caricatura de los mexicanos, el personaje que aparece es haragán, vicioso, incapaz y corrupto. La haraganería, el vicio, la falta de capacidad y la corrupción aparecen cuando las condiciones las propician sin importar la nacionalidad. ¿Por qué a los mexicanos se les achacan esos defectos y eso no se hace con los originarios de otros países? Si nos volvemos a las imágenes difundidas en relación con otras nacionalidades nos damos cuenta que aparece un mayor número de rasgos positivos. Se dice de los ingleses que son puntuales, corteses y flemáticos; de los franceses que son racionalistas, amantes de los buenos vinos y de la comida; en fin podríamos alargar mucho esa lista. Encontramos entonces dos clases opuestas de caricaturas: las que los pueblos conquistadores se forjan para sí, con rasgos positivos, y la de los conquistados a los que se les atribuyen todos los defectos para prolongar y justificar las dominaciones.

 

En sus afanes justifica torios de la conquista y del coloniaje, los españoles despreciaron muchas de las características de la cultura indígena. La riqueza de la cultura de los antiguos moradores de México, casi no fue apreciada. La visión de los primeros conquistadores se mantuvo con algunas modificaciones, como aparato justifica torio en la colonia.

 

Durante la independencia, las naciones de Europa que veían los riesgos de perder sus imperios coloniales, continuaron considerando como salvajes a los habitantes de los nuevos países.

 

Con las guerras de Independencia se logró la liberación política pero permaneció la dominación económica, cuyas bases se forjaron durante el coloniaje. Recuérdese las prohibiciones que los españoles impusieron en México para proteger el comercio y la industria de la Metrópoli. De esa manera se evitó que surgieran competidores en la Nueva España. Las colonias entonces fueron detenidas en su desarrollo mientras los grandes imperios avanzaban, acumulando riquezas y se comprometían en avances tecnológicos con los que afirmaban más su dominio económico.

 

Las disparidades en el desarrollo, evidentes a los ojos de todos, llevaron a que los antiguos colonizadores aceptaran la imagen de inferioridad que los conquistadores habían formulado para referirse a ellos.

 

De esa historia se sometimiento primero político y luego económico, nos viene la caricatura del mexicano. Con esa imagen se justificaba el control y la supuesta necesidad de que las actividades económicas quedaran en manos pretendidamente responsables: las de los colonizadores. Si la imagen del conquistado hubiese sido la de alguien emprendedor y sin vicios, no habría habido justificación para excluirlo de tareas de responsabilidad.

 

Pero en nuestra historia encontramos discrepancias con la caricatura: la resistencia heroica de los aztecas al sitio de la ciudad de México; la gesta de la Independencia, llevada a cabo contra los ejércitos realistas; la lucha contra la intervención francesa con los instrumentos de la legalidad republicana; el mantenimiento de la industria petrolera con nuestros propios técnicos después de expropiación, son muestras todas de que debemos forjarnos otra imagen.

 

Borrar esa caricatura es obligación de todos. Para conseguirlo, basta con demostrar los logros de nuestro trabajo, es suficiente hacer valer la convicción de que las incapacidades que en un momento dado pudieran presentarse, son siempre temporales y no resultan de limitaciones propias a nuestra indiosincracia, sino de aprendizajes aún no consumados.

 

Las ciencias sociales tienen una responsabilidad en este problema, pues desde el ensayo de Octavio Paz. Intitulado El laberinto de la soledad, hasta los diversos estudios sobre el mexicano, cuyo comienzo puede atribuirse a Samuel Ramos, presentan solamente descripciones, sin aventurarse en investigaciones que hagan luz sobre los determinantes de la caricatura y sin proponer soluciones para borrarla.

Departamento de neurofisiología. Fac. de Psicología. UNAM.

 

 

1992: NI PARA ELUDIR NI PARA FESTEJAR

Gaceta de la UNAM 9-mayo-1988

En torno al encuentro de culturas

 

Impaciente, mirando al centenar de asistentes. Leopoldo Zea secó las escasas gotas de sudor de su frente, aparecidas luego de estar expuesto por más de veinte minutos a los reflectores de la televisión. Por fin le tocó hablar, y sin inmutarse dijo: “No es para festejar ni para condecorar, si no para reflexionar. No se puede celebrar el día en que Europa inició su expansión sobre el resto del mundo imponiendo su conquista y colonización. Pero tampoco se puede borrar el doloroso nacimiento del mundo del que ahora somos parte.

 

No era la primera ve que abordaba el tema; porque en un ensayo escrito en septiembre de 1984 sobre “América en busca de su expansión” la primera sección se refiere al Descubrimiento como encubrimiento, y la segunda a la Conquista también como encubrimiento. De hecho, para el Director del Centro Coordinador y Difusor de Estudios Latinoamericano, (CCyDEL] de la UNAM actual Coordinador General de la Comisión Nacional Conmemorativa del V Centenario de encuentro de Dos Mundos, casi todos los temas históricos latinoamericano son interpretados como una serie sucesiva encubrimientos.

 

La Idea Colombina del Descubrimiento desde México (1836-1986),

Ensayo del fecundo historiador hispano-mexicano doctor Juan A. Ortega y Medina, dado a conocer al público la noche del viernes 29 de abril en la Casa Universitaria del Libro, fue un acontecimiento ad hoc para que Zea insistiera en su posición: “Los descubridores y conquistadores íberos no pudieron ver en esta tierra americana sino lo que quisieron ver y, asimismo no encontraron sino lo que quisieron encontrar”.

 

Leopoldo Zea, universitario de muchos años historiador de profesi6n, cuyos comentarios sobre el polémico tema de la llegada de Colón a tierras americanas son recogidos por el doctor Ortega y Medina en su trabajo, cree que el hecho histórico Descubrimiento-Conquista es un encubrimiento “al que hay que sacudir mediante una toma de conciencia de lo que significa ese hecho histórico que no se puede eludir, pero tampoco festejar”.

 

Nuevo concepto del Descubrimiento

Hablar por consiguiente el Descubrimiento de América representa para Zea, según escribe el historiador andaluz Juan Ortega, “aceptar una conceptuación europeocentrista”, y por ello se refiere a la nueva idea de considerar el acontecimiento cumbre americano como encuentro de culturas, definición aceptada por la UNESCO y las Naciones Unidas  y respaldada previamente por el forjador de la frase y de su contenido, el doctor mexicano en filosofía Miguel León-Portilla.

Fragmento de uno de los murales mayas
imagen11-tla1.jpg
en Quintana Roo

De hecho relata el doctor Ortega y Medina, Leopoldo Zea arguye que Colón, los marinos y los marineros que esperaban arribar a Catay y Cipango se tropezaron con una gigantesco continente desconocido: tropezaron, pues, más que encuentro.

 

La propuesta descubridora –apunta agudamente el crítico- es inaceptable también por los norteamericanos, los cuales oponiéndose a la intervención absoluta del acontecimiento como hazaña española, recurrieron a los viajes trasatlánticos de los vikingos para menguar la exclusividad hispana. También Italia reivindica la proeza descubridora, como suya, dado que los hombres de Colón, Vespucio, Caboto, Verrazzano y otros prueban con creces la presencia italiana en la era de los descubrimientos marítimos.

 

En este proceso revisionista, opina el doctor Zea, tampoco podía faltar el punto de vista de los vencidos, de los que fueron descubiertos, conquistados y colonizados: encubrimientos que han atraído la atención curiosa u erudita del doctor Miguel León-Portilla.

 

No pretendiendo terminar con la polémica iniciada hace 150 años, Leopoldo Zea inquiere al numeroso público que le escucha: En esta fecha (12 de octubre de 1992) lo que se debe poner en claro es no 500 años de qué sino 500 años para qué.

 

Arrancando una fuerte ovación, Leopoldo Zea concluye así su intervención, a la que habría de seguir la de la maestra Cristina González, profesora de historia de la ENEP Acatlan. Ella, aludiendo únicamente a lo escrito por el doctor Juan A. Ortega y Medina, se congratuló de que el propósito del libro presentado sea encontrar respuestas sobre el polémico tema y entender el uso, y en ocasiones abuso, que de la historia se hace.

 

En su comentario, que no le llevó mucho tiempo, González se refirió al problema, existente aún hoy, de que ciertos mexicanos tiendan a negar su pasado indígena, y por lo consiguiente, otros olviden que también por sus venas corre sangre española.

 

A propósito de este comentario de la maestra, es interesante mencionar la crónica citada por el doctor Ortega y Medina en su libro, la cual toma de un diario capitalino de reciente creación:

“Cristóbal Colón al paredón”. Así gritaban los manifestantes convocados por las organizaciones campesinas encabezadas por la Coordinadora Nacional de Pueblos Indígenas (CNPI) al marchar por el Paseo de la Reforma en dirección al Zócalo, para efectuar un mitin en dicha plaza, en celebración del “Día de la Dignidad del Indio”, (12 de octubre de 1986).

 

Partió la multitudinaria y coreante manifestación, continúa citando el doctor Ortega, del Monumento a la Revolución, puso rumbo a la Glorieta de Cristóbal Colón y en torno al monumento gritaron “Cristóbal Colón al paredón” y “Mueran los gachupines”. Destrozaron y arrancaron los ramos y coronas de flores y ofrendas que horas antes habían sido colocados en honor y recuerdo del Almirante de la Mas Océano… llegaron a la Plaza de la Constitución y se dirigieron a la calle Nacional Monte de Piedad, y en el costado de la Catedral, donde se levanta un modesto monumento  (busto del Águila que desciende)  lo rodearon, lo limpiaron de las coronas secas que tenia y depositaron las que habían cargado consigo del monumento a Colón.

 

Como ocurrió durante todo el recorrido, bailaron y guaracharon de lo lindo y gritaron a coro: “De la costa al centro los campesinos se encuentran en la lucha”, “Justicia, justicia exigen los campesinos”.

 

Y aquí interviene la doctora Eugenia Meyer, directora del Instituto José María Mora, conocido por las investigaciones que de tipo histórico efectúa. Toma la palabra para asegurar que el hecho histórico allí comentado sigue siendo materia de discusión, cuando sólo faltan cuatro años para celebrar los 500 años de ese “encuentro de dos mundos”.

 

Relató como desde 1836 Carlos María de Bustamante señalaba ya que la fecha de la llegada de Colón a América fue “la más infausta que pudiera haber para la América; en ella se fijó su esclavitud”.

 

Termina diciendo, como don Carlos María de Bustamante enumera la lista de los desafueros españoles cometidos contra los indios desde el primer día del Descubrimiento y usurpación de la tierra indiana, condenando a los Reyes Católicos: a Isabel (la introductora de la Inquicisión en Castilla) y el pérfido Fernando, quienes intentaban aplacar a Dios fundando iglesias. “Y luego se quejan los españoles al cielo de haber perdido la dominación en las Indias”, escribía Bustamante.

 

La presentación de La Idea Colombina del Descubrimiento desde México 1836-1986 llevaba ya cerca de una hora de comentarios. Todos los del presídium miraban con envidia como los asistentes iban y venían, pues siempre se antojaba salir del atestado salón a respirar un poco de aire fresco.

 

Quien sí tomó un fuerte jalón de aire, aunque fuera del caliente y viciado ahí existente, fue el doctor Carlos Bosch, miembro del Instituto de Investigaciones Históricas, cuando le tocó su turno, y vio con inquietud que los comentarios que iba a hacer sobre el libro ya habían sido tocados por sus predecesores.

 

Ello no fue obstáculo para que Bosch se refiriera a la postura de otros historiadores mexicanos no menos importantes. Habló de Eulalio A. Ortega (1845), y dijo que en su trabajo “Elogio de Cristóbal Colón”, Ortega realza la influencia de la invención de la América en el progreso de las ciencias intelectuales y políticas, gracias al descubrimiento de Cristóbal Colón, quien contribuyó “a despertar el espíritu de investigación. Los tres siglos de progreso y mejoramiento; tres centurias donde se hicieron más adelantos que en todas las anteriores”.

 

Joaquín García Icazbalceta (1853), Joaquín Baranda (1892), Julio Zárate (1906) Alejandro Quijano (1917), Antonio Caso (1918), Carlos Pereyra (1920), Ezequiel A. Chávez (1937), Alfonso Reyes (1941), José Vasconcelos (1946) y Edmundo O’ Gorman (1951), son otros de los historiadores cuyas ideas son recogidas por el doctor Juan A. Ortega y Medina en su libro.

 

Y bien valdría la pena detenernos unos momentos en estos dos últimos José Vasconcelos creía que “cada individuo que habla castellano como su lenguaje nativo es un hijo legítimo de la Raza Española, que está hecha no sólo de mestizaje generoso, sino también de formas y alianzas del espíritu. Latinidad quiere decir para Vasconcelos en palabras del doctor Ortega y Medina, “comunidad de razas diversas en un mismo ideal; asimilación de todas las sangre de todos los colores de la piel, separándose todos y cada uno en untito superior nuevo, totalitario y cósmico:

La idea colombina del descubrimiento
imagen12-tla1.jpg
de America

La Raza Cósmica.   

Mientras tanto, para el autor de la Idea Colombina del…, cuando Edmundo O’ Gorman se acerca al tal debatido y contradictorio tema del Descubrimiento, se refiere a la historia de la historia de dicho hecho; le interesa estrictamente el análisis y la comprensión de las sucesivas Invenciones de los cronistas e historiadores dotadores de entidad, o lo que viene a ser lo mismo, las ideas elaboradas sobre el hecho de haber sido descubierta América.

 

En este punto hay que relatar que el doctor Juan Ortega y Medina al intervenid al final de la presentación de su libro, dijo que no duda que el lector encontrará truncado el estudio, pues los documentos dados a conocer en los años posteriores a la fecha en que concluyó su investigación son importantes sobre todo por la postura que algunos países han tenido a escasos cuatro años del V Centenario del Descubrimiento de América.

 

No obstante, prometió incluirlos, si tiene acceso a ellos, en la próxima edición corregida y aumentada del libro aquí comentado.

 

Muchos lectores se lo agradecerán, porque estamos seguros que el tiraje de apenas 1300 ejemplares pronto se agotará.

 

Ricardo Hernández-M.

 

 

El IV Centenario del Descubrimiento de América

José María Muriá Uno Más Uno  5-marzo-88

 

Muy cerca del año 1892, la monarquía española invitó a los países americanos que habían estado bajo su dominio a celebrar y contribuir a celebrar en España, lo que entonces nadie dudó en llamar “IV Centenario del Descubrimiento de América”.

 

De todos es sabido que, cuando España reconoció la independencia de los países americanos en 1836, no perdió las esperanzas de conquistar lo que consideraba su espacio americano. Así, en 1892, en la cuenta de que la inquina americana en su contra había mermado, optó por asumir el papel de madre patria a efecto de volver por sus fueros, apoyada en la idea de que primordialmente a su grandioso empeño se debía todo lo bueno habido en América. Se trató, en suma de imponer el criterio de que España había sido fundamentalmente la civilizadora y no sólo la conquistadora en este continente.

 

En 1892, la pretensión de los españoles era de borrar la Leyenda Negra que sobre España pesaba y que en América había encontrado gran aplauso al mediar el siglo XIX. Ahora se subrayaría que el español era también europeo, y civilizado por ende, de manera que su legado en América debía estar por encima del indígena.

 

Vale recordar también que las colonias que España conservaba aún en el Caribe distaban mucho de estar tranquilamente sometidas. En tal caso las fiestas del IV Centenario equivaldrían a una reafirmación imperial.

 

Europa occidental se hallaba en la cima de su imperialismo.

 

El mundo pretendía haber tenido siempre su centro de Europa, de manera que el entorno no podía aspirar a existencia propia. La  razón de ser dependía de la conciencia europea.

 

Por otro lado la historiografía decimonónica, asaz romántica e individualista, atribuía una excepcional importancia a los grandes hombres cuya sola intervención se suponía determinante en cualquier circunstancia. Era el resultado de la reciente consolidación de la burguesía europea. De ello es un buen ejemplo Thomas Carlyle y la exageradísima importancia que atribuyó a los grandes hombres.

 

Finalmente, vale señalar que las fiestas del IV Centenario resultaron una bendición para muchos gobiernos latinoamericanos que encubrieron con ellas asuntos de mayor envergadura. En México, por caso, inmerso en los preparativos para las fiestas del 12 de octubre de 1892, se hizo el anuncio de que el presidente de la República, General Porfirio Díaz, había sido reelecto para su cuarto período de gobierno.

 

Pero además del empeño de los gobiernos correspondientes, en cada país hispanoamericano las fiestas contaron también con el respaldo de la jerarquía eclesiástica –la cual echaba agua a su molino celebrando con ello el advenimiento del cristianismo en América- y el apoyo franco y decidido de ricachones nacionales y extranjeros. Unos porque satisfacían así su vocación fallida de ser como los europeos, los otros porque justificaban lo privilegiado de su situación.

 

Fiesta hubo por doquier: Te Deum, poesía, discurso, concierto, estatua, una que otra verbena popular, y una que otra publicación elegante. Todo ello dirigido a loar el ingenio del Descubridor y las glorias de España.

 

Sin duda alguna que el IV Centenario representa para América uno de los momentos cumbres del españolismo contemporáneo, del cual quedó el afán por festinar el Día de la Raza y agradecer a España de manera permanente los favores recibidos como resultado de su conquista, evangelización, colonización y su consecuente explotación genocida.

 

Pero la idea era que los mayores y principales fiestas tuvieran lugar en España con el tributo de todas y cada una de las ex colonias y de los países que aún permanecían bajo su hegemonía.

 

La verdad es que se procuraron muchas cosas pero, a fin de cuentas, todo resultó muy deslucido, como declarara el informe rendido por Manuel Payno, a la sazón Cónsul de México en Barcelona, así como toda la prensa peninsular del tiempo.

 

Al decir del propio Payno, en la mayoría de las ciudades españolas el tetracentenario pasó casi desapercibido. Todo permite suponer que el pueblo español en general, agobiado por otros problemas, le importaba maldita la cosa el festejo.

 

México, como los demás países hispanoamericanos, envió a las fiestas españolas numerosos objetos de arte prehispánico, una banda de guerra y varios sabios de nombre: Francisco del Paso y Troncoso –se quedo en Europa- Sosa, Plancarte y  Río de la Loza, los cuales tampoco tuvieron muy buena acogida, no obstante su empeño en que las cosas salieran bien para los españoles. El mismo interés fue Vicente Riva Palacio, Ministro Plenipotenciario de México ante la corte matritense, trabajó incansablemente en el asunto.

 

Lo mismo puede decirse de las demás delegaciones y representaciones hispanoamericanas, de tal manera que a ellos no podía imputarse la mediocridad de los resultados.

 

Las ulteriores intenciones de España acabaron frustrándose cuando Estados Unidos le arrebato sus última colonias en América, todo lo cual hizo reflexionar con provecho a muchos españoles, llevándolos a una visión del mundo menos etnocéntrica y a buscar un acercamiento con América en términos más equitativos. 

Protesta
imagen17-tla1.jpg

DANZANTES INDIGENAS HONRAN AL “ABUELO” CUAHTEMOC

De Alaska a Nicaragua: hasta aquí es el Anáhuac

La crónica del acontecimiento que transformó el corazón e los funcionarios

José Trinidad, enviado, Ixcateopan Guerrero  La Jornada 01-marzo-1986.

 

Cortés jamás pensó que después de 461 años resucitaría nuevamente Tenochtitlán. Tal vez, si vivera, mandaría otra vez al suplicio del fuego a Cuauhtemoc o lo ahorcaría en el árbol de la Noche triste, donde él lloro en alguna ocasión.

 

A lo mejor se asombraría al admirar a tantos grupos de danzantes indígenas reunidos en “el lugar del señor” para juntar a la raza, para olvidarse un poco de la cultura occidental impuesta y para resistir, como lo hizo Kuautemoktzin al no revelar el lugar donde estaba guardado el tesoro real.

 

Sí, la historia de Ixcateopan no es sólo la de su represión sino también la de su resistencia. Pero ya ha pasado mucho tiempo… Hoy están de fiesta. Todos honran “al Abuelo”.

 

Por allá, el grupo de los niños de manta blanca que se tuestan ante el astro rey cargando sus tambores, saxofones y cornetas. De pie, menean sus sombreros de palma para “hacernos aigre”. ¡Es la banda musical de Oaxaca! El grupo llegó desde el día anterior cansado, sediento, para que luego les dieran como comida sólo un plátano con galletas.

 

A la celebración del mes de Cuauhtémoc se invitó a la Confederación de Anáhuac, que abarca de Alaska a Nicaragua, y que quiere decir: hasta aquí es Anáhuac. Sin embargo, estuvieron  únicamente los grupos de Jalisco, Michoacán, Yucatán y Puebla, y no los que originalmente anunciaron en el programa.

Danzantes indigenas honran al abuelo
imagen18-tla1.jpg
Cuauhtemoc

Para recordar el pasado
imagen15-tla1.jpg
fotos Luis Humberto Gonzalez

Jornadas por los Derechos Humanos en AL.

Se ha reducido a menos de 50% el número de etnias

López y Rivas y Díaz Polanco, investigadores del INAH, alertaron contra la extinción de los grupos étnicos

La Jornada 6-abril-87.

 

De más de un centenar de grupos étnicos que existían en el país, hoy sólo permanecen 56, todos ellos indígenas que viven “las más crudas condiciones de explotación, sujetos a una violación sistemática de sus derechos humanos y debido a las prácticas de genocidio y etnocidio se encuentran en proceso de extinción”. Lo anterior lo manifestaron los antropólogos Gilberto López y Rivas y Héctor Díaz Polanco, profesores e investigadores del INAH.

 

Lo anterior fue señalado durante su participación en las Primeras Jornadas por los Derechos Humanos en América Latina –evento suspendido debido a la huelga en la UAM-, y en donde los investigadores expusieron el tema de Derechos Humanos de las Minorías Étnicas.

 

López y Rivas dijo que los grupos étnicos se encuentran subordinados por un grupo mayoritario diferente a ellos en cuanto a sus características raciales o étnicas. Pero, añadió, “los indígenas no escogen ser parte de las minorías, ahí les toco nacer”.

 

Denunció que “todas las etnias de México y América Latina son sometidas por medio de las armas. La violencia fisica ha sido la madre de su formación”.

 

Añadió López y Rivas que en Chiapas la oligarquía local tiende a mantener las características raciales, para de esa manera seguir explotando a los indígenas, a los cuales se les paga menos del salio mínimo y se les tiene en condiciones infrahumanas.

 

Aseveró: “Los trabajos más bajos son los que se les encomienda a los indígenas con sueldos por debajo de la Ley”

 

 

La gesta de Colón, la fecha de la fiesta nacional de España.

Guadalupe Irízar, corresponsal, Madrid, 17 de septiembre de 1987  La Jornada.

 

El 12 de octubre será la fiesta nacional de España, según una resolución aprobada hoy en el Congreso de los diputados, y entrará en vigor el año próximo, una vez ratificada por el Senado.

 

La resolución, con rango de la ley fue aprobada por la mayoría de las fuerzas políticas españolas en el Parlamento (PSOE, AP, CDS, PDP…) a excepción de la coalición Izquierda Unida.

 

La argumentación a favor de la propuesta presentada por el ministro de Relaciones con las Cortes, Virgilio Caballero, sostiene que “el arraigo de la tradición española arranca en el siglo XV con la gesta de Colón”,  fecha que, además “será recordada por la humanidad”.

 

Izquierda Unida, por su parte, además de sostener que es una fecha polémica había propuesto que la fiesta nacional (que curiosamente no había en este país a pesar de las innumerables festividades regionales) fuera el 6 de diciembre, día en que se aprobó la actual Constitución española. El defensor de esta propuesta, el diputado Ramón Tamales, argumentaba que con esa fecha se podrían celebrar los principios de “libertad, igualdad y justicia” que se consignan en el texto constitucional, así como la “tolerancia de todos los españoles” que la hicieron posible.

 

Es evidente que la aprobación de esta fecha esta estrechamente vinculada a las celebraciones del quinto centenario del “descubrimiento de América” o “encuentro entre dos mundos”, que culminarán en 1992 y cuya maquinaria se ha desatado desde hace ya varios meses. Hasta ahora el 12 de octubre ha sido conocido en España como el Día de la Hispanidad.

 

 

Piden devolución de piezas arqueológicas

Ayuno de indígenas mexicanos en el Museo Etnológico de Viena.

Ips, Viena, 9 de septiembre La Jornada 10-septiembre-87.

 

Un grupo de 9 indios aztecas inició hoy aquí una huelga de hambre, delante del Museo Etnologíco, para llamar la atención sobre el destino de su pueblo.

 

En particular, los ayunantes pidieron la devolución de las insignias del noveno dirigente azteca, Moctezuma Xocoyotzin, guardada desde hace más de cien años en el museo austriaco.

 

La acción del grupo indígena –apoyada por el movimiento ecologista austriaco- fue acompañado con demostraciones de antiguas ceremonias aztecas, y atrajo una masiva atención de transeúntes en el centro de Viena.

 

En un comunicado de prensa emitido por el Partido Verde de este país reclamó la devolución de la corona de plumas azteca como un “gesto de recompensa”, por los daños causados al pueblo azteca en su larga historia.

 

Para los aztecas, la corona de Moctezuma el “símbolo de libertad y soberanía” que les fue robado, para el museo austriaco, sólo un “objeto de colección”, afirmó un vocero verde.

 

Los ayunantes reclamaron la exposición de la corona en un museo del país.

 

En el comunicado, el movimiento verde pidió al gobierno austriaco hacer devolución “oficial y festiva” de la corona de Moctezuma Xocoyotzin el 12 de marzo del próximo año, día del 30 aniversario de la ocupación nazi en Austria, ocurrida en 1938.

“Así, en esa ocasión, y en toda forma, Austria podría dar agradecimiento simbólico a México, que en aquella oportunidad fue el único país del mundo que protestó contra la ocupación por la Alemania nazi”, señalo el comunicado.

 

Diez años.

“estando en Guadalajara, en 1948, durante una temporada y por razones de participación en un concurso de cine, fui a México y conocí a otro chiapaneco. Se llamaba Alfonso Reyes y pretendía conocer muy bien la etnología chiapaneca. Y platicando con él reviví todo aquel recuerdo y decidí escribir “El callado dolor de los tzotzilez”. Ese libro lo escribí en un mes, en México.

 

“Como todos los libros, tiene antecedentes muy extensos y complicados. Hay una serie de circunstancias que lo llevan a uno a ello”.

 

“En tanto narrador y no literato –dice Ramón Rubín- busco, lógicamente un ambiente donde haya una originalidad mayor, que le dé valor a los relatos, y lo he encontrado en las tribus indígenas, y algo también en la costa marina, porque yo siempre he tenido mucho amor al mar, fui marino”.

 

“Para mi el español y el indio, que son la base de la nacionalidad nuestra, tienen rasgos buenos y malos, pero auténticos y propios, en tanto que el mestizaje –que es el que predomina- es un hibrido que tiende mucho a la imitación o a la asimilación de lo extraño y por lo tanto, no tiene la misma autenticidad. La autenticidad del indio consiste en que no ha renegado, todavía, de sus bases morales, de sus creencias, y sigue siendo lo que era. No admite una civilización que no es suya, como lo admitió el mestizo”.

 

De todos modos, Ramón Rubín aclara que ha escrito “muchos libros de mestizos y que, en los cuentos marinos, tengo muchos que son de sabor internacional, en el que siento originalidad, desde luego que también lo exploto. Pero yo no parto del subjetivismo o de problemas introspectivos, sino de lo externo, de lo que está determinado por el ambiente.

 

La posición política del escritor es bastante clara “No tengo ninguna fe en la civilización nuestra, en el llamado progreso, para mejorar la situación indígena. He observado cuando un indio se incorpora a la civilización empeora su condición intima y social.

 

A propósito, el narrador nos cuenta un cuento:

Un huichol espera a las puertas de la penitenciaria de Guadalajara para visitar a uno de sus compañeros. Empezamos a hablar con él y un policía le pregunta: ¿por qué no se incorpora a la civilización de una vez? El huichol, que lleva flechas y arco en el hombro, está muy renuente a contestar, finge no entender. Pero al fin, lo acosa tanto el policía, que aquel dice solamente: Ah, ya sé lo que tú quieres, que yo ande como aquél, y señala a un anciano mestizo que pasa con un tercio de leña al hombro, y tan miserable como él, por supuesto. Y señalando las flechas que trae en el carcaj sobre los hombres completa: Mira, para varitas les voy más a las que yo cargo.

Moraleja: “La civilización (mexicana) primero tiene que mejorar la situación de su gente humilde para pensar después en incorporar a ella a los indígenas; porque, para explotarlos…La verdad es que no hay nada que ofrecerles”.

 

 

Con la invasión de la selva se pierde la cultura más humanizada de los lacandones: Gertrude Duby

José Félix Zavala/II y última

Uno Más Uno Jueves 13 de noviembre de 1986

 

“Cuando llegaron los chicleros en 1946 –dice Gertrude Duby moviendo la mano derecha que entre varios anillos destaca uno muy grande con una cabeza maya en jade- comenzó el cambio que yo vi, en los del grupo del sur, los del río jataté, perdieron el uso de la flecha, debido a que los chicleros les daban armas con tal de que les mostraran donde encontraban los árboles. Para los del grupo del norte, los de Nahá y los de Menzaboc, comenzó cuando fueron invadidos por los indígenas de los altos de Chiapas y luego con la entrada de las carreteras (1952), donde hubo necesidad de que los lacandones tuvieran documentación. Yo luché porque se les entregaran –y se les dieron- más de 4 mil hectáreas. Así dejaron de estar dispersos y se formaron dos núcleos también se unieron entre sí”.

 

“Con la invasión a la selva –dice entristecida Gertrude- se pierde la cultura más humanizada de los lacandones, que no tenían afán de lucro, ni de dinero, ni de pleitos, que nunca fueron esclavos de una máquina, y también perdimos sus conocimientos sobre agricultura, ya que ellos nunca necesitaron dañar la tierra para aprovecharla”.

 

“Algo queda de las tradiciones lacandonas en Nahá, mientras que en Mezaboc ya tienen la religión de los Adventistas y los del Séptimo Día, buscan introducir ganado. Yo he luchado contra todo esto con todas mis fuerzas”.

 

Al ser interrogada esta mujer sobre su larga relación con los lacandones comentó: “Existe todavía el viejo Chaquín, el sabio que esta que está en Nahá, por quien se conserva todavía la tradición y él me dice: Tú eres mi madre; yo le digo: Tú eres mi padre. Este es un sentimiento que tenemos a pesar de ser de países y culturas diferentes. Yo siempre he dicho que la porquería más grande es pensar que hay razas inferiores. Yo nunca he sentido eso, yo siempre he visto seres humanos: buenos y malos, guapos y feos, inteligentes y tontos, igual que cualquier grupo humano y es por ello que nunca he tenido ninguna dificultad con los lacandones. El paternalismo es una idiotez, es por ello que es necesario tratar a todos iguales y como amigos.

 

“A mí me gusta llegar a ver a la gente libre que conocí en 1943, donde cada quien decide sobre su vida…escogí un grupo muy inteligente, debido no a que sean lacandones, sino al hecho de haber vivido una situación diferente; gente que no tenía el sentido de inferioridad, como los negros y algunos campesinos de los altos, donde han tenido amos y patrones y donde han soportado una gran discriminación. Aquí no hace muchos años se quitaba a los indígenas de las aceras de las calles, para que pasaran los ladinos (“mestizos”), ahora ya no se puede hacer eso. El lacandón en cambio no tiene ese tipo de resentimientos, puesto que nunca ha sido oprimido, no tenían nada contra nosotros y es por eso que aceptaron muy rápido muchos cambios en muchos sentidos”.

“Hay cosas chistosísimas – dice con entusiasmo Gertrude- como la de que un lacandón estaba muy nervioso, porque había perdido su calculadora, aunque yo estoy segura de que no sabia calcular sin ella. En ellos los cambios son rápidos; también componen sus grabadoras y una vez delante de un gringo especializado en motores, que no pudo componer uno descompuesto en medio de la selva, debido a la falta de herramienta, de refacciones y de no ser del tipo de los que él conocía, fue reparado rápidamente por un lacandón.

 

“Los lacandones perdieron el arte maya –sigue diciendo- porque han vivido aislados y el arte no se desarrolla así, pero ellos tienen una gran facilidad para hacer cosas en madera, figuras de cerámica muy bien hechas; no se dedican a ello debido a que tienen una vida muy dura y de mucho trabajo, tienen cantos a la Naturaleza y a todo lo que pasa en la vida. Todo esto ya se ha publicado en libros.

 

“Ahora que muera el viejo Chaquín, va a desaparecer su religión todo esto se diluye con la pérdida de esta cultura.

 

 

EL ESCRITOR RAMÓN RUBÍN, SIN FE EN EL PROGRESO.

La civilización empeora la condición social del indio.

No soy un literato, soy un narrador porque hablo de lo que veo, dice el autor de “El callado dolor de los Tzotzilez.

Javier Molina La Jornada 22-diciembre-86.

 

En realidad yo no soy un literato, soy un narrador, y un narrador se basa en lo que ve y es real, por lo menos desde su punto de vista. Habla Ramón Rubín (Mazatlán, 19112), escritor de cuentos y novelas como “El callado dolor de los tzotzilez”. “La bruma lo vuelve azul” y “El canto de la grilla”.

 

“El literato, generalmente, cuida la cosa gramatical y retórica más que los hechos que relata. El narrador, al contrario: lo que le importa son los hechos y narrarlos como Dios le da a entender”.

 

Publicó la novela “El callado dolor de los tzotzilez” por su cuenta, en 1948. “Toda la novela tiene una larga experiencia –platica- porque yo escribo cosas más o menos realistas. En la ciudad de México un chiapaneco me contó que había, en su tierra, un camino “empedrado” de calaveras de chamelas que habían vuelto agotados después de una explotación desenfrenada en las fincas cafetaleras del Soconusco”.

“No tengo ninguna fe en la civilización nuestra, en el llamado progreso para mejorar la situación indígena. He observado que cuando un indio se incorpora a la civilización empeora en su condición intima y social”.

 

 

Tarahumaras: índices de vida tres veces menores a la media nacional.

Rosa Rojas, enviada I, Chihuahua, Chih., 15 de julio La Jornada

Los casi 70 mil indígenas que sobreviven en la sierra Tarahumara protagonizan en este momento un debate al cual son ajenos: qué hacer por los indios y cómo hacerlo, todo ello en un contexto de resistencia al centralismo y de un discurso de “respeto a la cultura” india. Entretanto los tarahumaras, pimas, guarojíos y tepehuanes que aún subsisten continúan siendo victimas del hambre, la desnutrición, las enfermedades, el aislamiento, la insalubridad, con indices de bienestar que son dos y tres veces inferiores a la media nacional.

 

El Instituto Nacional Indigenista 8INI) presentó –en diciembre de 1986- un Programa de Desarrollo Integral de la Sierra Tarahumara respecto al cual no ha recibido respuesta oficial del gobierno estatal. Sin embargó, el vocal ejecutivo de la Coordinación Estatal de la Sierra Tarahumara (CEST), Ramón Navarro –quien estimó que esta misma semana el Congreso local podría aprobar la iniciativa del Ejecutivo para crear la dependencia a su cargo- apuntó, en entrevista con La Jornada, que “no hay razón” para que dicho programa no sea aprobado.

 

El programa del INI, dijo. “tiene bases, requiere recursos, esos los tendrá que obtener el INI y algunos programas eventualmente los puede apoyar el gobierno del estado. Se trata de sumar esfuerzos, evitar duplicidades. Una de las actividades principales del organismo es coordinar los esfuerzos de las dependencias. Se van a analizar todos los proyectos, los que más podríamos apoyar son los relacionados con la autosuficiencia alimentaría”.

 

El Vicariato Apostólico de la Tarahumara –cuya misión sede en Sisoguichi fue fundada por los jesuitas en 1676- elaboró un comentario del programa del INI, del cual obtuvo copia La Jornada, en el que critica su enfoque “economista”, “etnocéntrico”, y señala que el mismo no respeta la cultura indígena, si bien reconoce que algunos de los programas propuestos pueden ser positivos, mencionando entre ellos el dotar a las comunidades de instrumentos y animales de trabajo, el fomento a la producción y consumo de productos que ya son familiares para los indígenas, la creación de “cierto tipo de talleres” y el abasto, que dice “es bueno y tiende a resolver problemas reales”. De los programas de salud apunta que “parecen demasiados ambicioso o poco relista”.

 

Por su parte, el presidente del Consejo Supremo Tarahumara, Silverio García Bustillos-quien es también subdirector de Procuración y Gestoría de la descentralizada Productos Forestales de la Tarahumara- manifestó que hay quienes no conocen el Consejo –aunque eludió precisar al respecto-. Al preguntársele específicamente expresó que “el gobierno del estado siempre está atento cuando voy”, y respeto al programa del INI indicó que ellos participaron en su elaboración “diciendo lo que necesitan las comunidades”.

 

Comentó que “ojala y algún día de tantos organismos que se están creando –ahora la coordinación de artesanías del señor Ramón Navarro- ojala con la ayuda de él y nosotros se pueda sacar algo adelante. Yo le dije a Navarro que si no nos coordinamos todos va a ser puro jaloneo, tenemos que tomar acuerdos para tener un mismo frente porque si no, nada se va a lograr”.

 

Precisó que el Consejo va a participar en la coordinación de Navarro, aunque afirmó; “Cuando lo nombraron ya no supo nada ni nos invitaron cuando le dieron posesión. Tiene muchas ganas de trabajar y me dijo a mi “ustedes van a decidir”. Nosotros pedimos que se cumpla, pedimos que se lleve a cabo aunque sabemos que no se va a poder hacer en un año todo”.

 

Antonio Morales, secretario general del Partido Acción Nacional (PAN) en Chihuahua, y José Luis Aguayo, integrante de la Comisión Agraria del Partido Socialista Unificado de México (PSUM) en la entidad, pronosticaron en entrevistas por separado, que el gobernador Fernando Baeza Meléndez, con la creación de la CEST no va a enfrentar los principales problemas de la sierra Tarahumara que son fundamentalmente los intereses de las grandes empresas madereras que sobreexplotan el bosque sin ningún beneficio para los indígenas, y los cacicazgos. La coordinación fracasará, aseveró Morales, en tanto que Aguayo auguró que tendrá “un éxito coyuntural”.

 

Respecto al INI, Morales señalo que se sabe que propuso un programa “que no se aplica. Su director ha señalado que no es mucho lo que pueden hacer porque carece de presupuesto y sin embargo mantiene la planta burocrática que no resulta productiva ni e beneficios para los destinatarios de estos programas”.

 

Aguayo declaró que el INI “ha estado muy reducido en su función” y que se le ha reservado “una función que el corresponde a la Secretaria de Educación Pública: poner albergues escolares y atender a parte del magisterio bilingüe. Se pasan llevando provisiones a albergues y gestionando plazas y pagos”. Apuntó que incluso en el pasado, el INI “era uno de los pilares políticos desde donde salían diputados, ahora ni siquiera eso“, dijo que “no se conoce un estudio de la sierra Tarahumara firmando por el INI” y estimó que esta institución “tiende a desaparecer de las zonas indígenas”, tanto así que “está coordinación que se está creando viene a ser paralela al INI y el INI no reclama eso”.

 

Humberto Ramos Molina, dirigente del Movimiento Democrático Campesino (MDC), ex presidente municipal de Ciudad Cuauhtémoc, estimó con respecto al INI que se requiere “un organismo menos centralizado y menos burocrático” cuyas decisiones no se tomen a mil 200 kilómetros de distancia. Indicó que esa dependencia “no tiene presupuesto suficiente pero el que tiene no consideramos que este bien gastado”.

 

Precisó que el MDC propuso en un foro la creación de un Instituto Indigenista Chihuahuense y de inmediato el gobierno estatal dijo que ya tenía un proyecto similar. “Tenemos noticias de que ya está trabajando un organismo que coincide casi en todo con nuestra propuesta”, agregó.

 

El coordinador del INI en Chihuahua, Everardo Hernández, interrogado respecto a las criticas vertidas hacia la institución, expuso que “existe un desconocimiento de las actividades que realiza el INI en las comunidades indígenas, por lo que se vierten opiniones negativas al trabajo realizado, que ha logrado resultados favorables en comunidades indígenas, lo que nos indica que se debe continuar avanzando en esta dirección”.

 

“No puede negarse el esfuerzo del INI encaminando el apoyo de las comunidades indígenas y no obstante los resultados obtenidos hasta ahora, siguen siendo insuficientes ante la magnitud y complejidad del problema de la Tarahumara no compete a una sola dependencia sino a todos los sectores del estado”, señalo.

Citó como ejemplo de los proyectos productivos que realiza el INI –además de la atención a los albergues escolares- seis invernaderos hortícolas ya terminados y otros cuatro en construcción; dos estanques piscícolas finalizados y cinco en proceso; un sistema de agua potable en función y tres en construcción; cuatro tiendas rurales concluidas, una en edificación y dos más programadas para este año; un taller escuela de carpintería ya funcionando en Nacachi; un tianguis artesanal en construcción en Divisadero, y las obras del camino rural de Mesa de la Hierbabuena en Batopilas.

En el velorio de un angelito (niño mixe)
imagen16-tla1.jpg
A los menores los entierran de noche para que lleguen de dia al otro mundo fotos. Frida Hartz

Cambian cada año a su alcalde

Por conservar su calendario político, amenazan a los mixes

Rosa Rojas enviada/VIII, San Pedro y San Pablo Ayutla, Oax., 19 de agosto de 1987 La Jornada.

 

Otra forma de violencia, además de la caciquil, agobia a los mixes: la que ejercen las instituciones estatales, que al pretender mediante amenazas y presiones que las comunidades cumplan diversas disposiciones legales y políticas, atropellan sus tradiciones y leyes internas.

 

Las autoridades mixes son elegidas por la asamblea general de la comunidad sin intervención de partidos políticos. Todo mixe nace para ser servidor de su comunidad; está obligado a dar tequio –trabajo comunitario gratuito- y a ocupar los diversos cargos de acuerdo a un riguroso escalafón: desde topil (policía), integrante de diversas comisiones –de la iglesia, de educación, de obra- autoridades agrarias y municipales. Todo servicio es gratuito.

 

Tradicionalmente las autoridades municipales toman posesión el primero de enero de cada año. Ahora el gobierno estatal pretende obligarlos a tomar posesión el 15 de septiembre, con la amenaza de que serán suspendidas las participaciones federales al que no acate esta determinación, o de que le será rebajada su categoría municipal.

 

Froylán Castellanos, presidente municipal de este lugar, señalo que hubo mucha inconformidad en el pueblo -3 mil habitantes, más mil 500 de las agencias- ante esta medida “la gente dijo que esa ley nos la aplican a nosotros porque somos pobres. La asamblea determino que nosotros vamos a respetar las costumbres de nuestros abuelos y vamos a seguir cambiando autoridades municipales cada año, la toma de posesión va a seguir siendo el primero de enero y el servicio va a seguir siendo gratuito”.

 

 

Son intimidados, dice la investigadora Toledo.

“Ambiente de guerra” viven los indígenas chiapanecos.

Rosa Rojas 6- noviembre-1987 La Jornada.

 

Para los indígenas chiapanecos el haberse librado de la servidumbre feudal de los señores de la tierra en la década de los setenta, les ha significado vivir prácticamente un “ambiente de guerra”, de intimidación y agresión permanente por parte de los terratenientes y ganaderos, afirmó la investigadora del Centro de Estudios Indígenas  de la Universidad Autónoma de Chiapas, Sonia Toledo Tello, durante el foro del redescubrimiento de la Frontera Sur de México.

 

Por su parte, Uriel Jarquin, del Centro de Estudios de Economía Nacional, señaló que en Chiapas la población está muy politizada pero no existe vida democrática. La lucha política no está dando por la vía de os partidos políticos, que son prácticamente inexistentes, sino por la vía de las organizaciones sociales. El Partido Mexicano Socialista –al cual él pertenece- “existe gracias a que hay población política”, apuntó.

 

Toledo Tello, envió su ponencia al foro porque no tuvo los recursos para viajar a la ciudad de México y los organizadores del evento –la UAM y el seminario permanente de Información y Estudios Mexicano-Chicano y de Fronteras del INAH- tampoco pudieron costear su viaje.

 

En su ponencia, la investigadora asienta que pese a que ya para 1980 la producción de crudo y gas de Chiapas representaba el 4 y 12 por ciento de la producción nacional respectivamente, y se encontraban en exploración 12 zonas más, el cien por ciento de la población no consume leche, sólo el 10 por ciento consume ocasionalmente carne y un 25 por ciento al huevo.

 

En cuanto a los servicios, únicamente el 8 por ciento de las comunidades cuenta con agua entubada; el ciento por ciento carece de drenaje y el 95 por ciento no dispone de energía eléctrica. Para 1983 existían 58 mil campesinos sin tierra; 169 mil ejidatarios y comuneros usufructuaban un poco más de 4 millones de hectáreas  , y en contraste, 30 mil “pequeños propietarios” poseen más de la mitad de la tierra cultivable. En la región de los altos existen entre 30 mil y 40 mil minifundios con menos de una hectárea.

 

Subrayó que a su juicio, las políticas aplicadas hasta el momento por los gobiernos federal y estatal para  enfrentar la problemática social de la entidad “no han sido acordes con las necesidades del desarrollo de Chiapas y del país, y mucho menos lo han sido para el momento político que vive como la frontera con las revoluciones centroamericanas. Dichas políticas lejos de aminorar los conflictos, los han profundizado”, afirmó.

 

Menciono que es preocupante observar que una de las principales características de la actuación gubernamental desde los setenta es la “constante violencia ejercida sobre la población indígena” de los municipios de Simojovel, Venustiano Carranza, Las Margaritas y Ocosingo, por mencionar sólo algunos casos, donde las fuerzas públicas del estado y/o los grupos del poder local cotidianamente hostigan a los grupos que luchan por la tierra.

 

“La amenaza de desalojo está presente siempre, de tal manera que los hombres, mujeres y niños no tienen tiempo para el descanso tranquilo. Una vez terminadas las actividades diarias, so montan las guardias nocturnas…pasar por caminos que colindan con ejidos “cenecistas” es un constante riesgo, el disparo puede venir de cualquier punto entre la maleza”.

 

 

Estudio de la Universidad de Oaxaca

Enfrentan indígenas mexicanos el socavamiento de su cultura.

Ips, Oaxaca, México 18-marzo-87 La Jornada.

 

Herederos de las grandes civilizaciones arrasadas por los “invasores” españoles, los hijos de indígenas aún viven en un ambiente de discriminación étnico-cultural, y pese a los esfuerzos gubernamentales de impulsar el etnodesarrollo, su ancestral cultura tiende a desaparecer, afirma un extenso estudio de La Universidad Autónoma de Oaxaca.

 

Con una población de 2.6 millones de habitantes, de los cuales el 70 por ciento es indígena, Oaxaca, al sureste del país es el estado donde se manifiesta con mayor agudeza el problema étnico-cultural de los niños indios, según el documento universitario.

 

“Si bien a nivel nacional al indígena se le acepta como parte de la sociedad global, a nivel regional se le niega esta posibilidad. La población regional que convive cotidianamente con los indios es la más empeñada en su desaparición, y por lo mismo contribuye a minar la sociedad indígena y a fomentar una identidad estigmatizada entre los indios”, enfatiza.

 

El diez por ciento de los 80 millones de habitantes de México son indios y de estos 3.2 millones (40 por ciento) corresponden a la población infantil, de acuerdo con datos extraoficiales.

 

Diseminadas en 22 de los 31 estados de la república, existen 56 etnias y nacionalidades indias, entre ellas los mayas, purépechas, huastecos, nahuas, suaves, pames, mixtecos, zapotecos, mixes, triques, mazahuas, chatitos, otomíes, tepehuanes, huicholes, mazatecos y tarahumaras.

 

Aparte de la discriminación de los “castellanos” o “gente de razón” como denominan a los mestizos y “blancos” un grupo de indígenas denuncian que sectas protestantes y el estadounidense Instituto Lingüístico de Verano tratan de socavar sus valores culturales, principalmente en los niños, para que adopten los de la “sociedad occidental”.

 

Dos son los aspectos que, de acuerdo con la moderna antropología mexicana conforman una nacionalidad india; la unidad cultural colectiva se reproduce a través de la trasmisión de conocimientos de los ancianos (sabios) a los infantes.

 

Pero los descendientes de grandes civilizaciones como la maya, que llegó a dominar vastos conocimientos científicos y técnicos, entre ellos la astronomía, la filosofía y la arquitectura, ahora son tratados de “incultos” y “casi salvajes”, por lo que en muchas ocasiones tiendes a ocultar su etnicidad para evadir la discriminación, asegura el estudio universitario.

 

“Durante cuatro siglos se ha intentado a toda costa borrar del mapa a los grupos y lenguas indígenas y uno de los principales medios utilizados para ello ha sido precisamente la educación formal”, apunta.

 

Agrega que la castellanización de los niños indígenas “es sin duda parte de una estrategia global de los grupos dominantes, para eliminar formas diferentes al pensamiento occidental”.